Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 24 de Febrero de 2020

Otras localidades

La pericia del piloto de US Airways evitó la tragedia en el Hudson

En el avión iban 150 pasajeros, 2 miembros de la tripulación y 3 asistentes, todos en buen estado tras el accidente

Amerizaje de emergencia en el río Hudson de Nueva York / Espectacular aterrizaje de emergencia en Nueva York aunque, esta vez, se ha tratado de un amerizaje. Un avión de la compañía aérea US Airways, un Airbus A320 con más de 150 personas a bordo, ha acabado en el río Hudson. El aparato, que había salido minutos antes del aeropuerto de La Guardia, con destino a Charlotte, en Carolina del Norte, chocaba al parecer con una bandada de pájaros, que le hacía forzar un aterrizaje, al haber quedado dañados los motores. La destreza del piloto y la rápida actuación de barcos y helicópteros de rescate, han hecho posible que no haya que lamentar víctimas y que los 146 pasajeros y los cinco tripulantes de la aeronave, que acabaron en las alas del avión, esperando a ser rescatados, hayan resultado ilesos, aunque eso sí, no se han librado del susto, ni del frío. / VNEWS

La pericia del piloto del vuelo 1549 de la aerolínea US Airways, el capitán Sully,evitó una catástrofe aérea en Nueva York, ya que logró que su avión planease sobre el río Hudson y salvó la vida de las 155 personas a bordo, después de que unas aves entraran en los motores de la nave y los paralizaran. "Ha sido un milagro. Se ha evitado un accidente que potencialmente podría haber sido muy trágico", ha dicho el gobernador de Nueva York, David Paterson, durante una conferencia de prensa junto con el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, en un muelle del río cercano al lugar del accidente.

Amerizaje sin víctimas en el neoyorquino río Hudson / Un avión de la compañía aérea US Airways, un Airbus A320 con más de 150 personas a bordo, se ha hundido en el río Hudson en Nueva York. Gracias a la rápida actuación de barcos y helicópteros de rescate todos los pasajeros, provistos de chalecos de salvamente y con la ropa empapada, han podido ser evacuados sin tener que lamentar víctimas mortales. El accidente se producía poco después del despegue del aeropuerto de La Guardia,y al parecer, el choque con una bandada de pájaros, habría sido la causa. / VNEWS

Imagen de la cola del avión, sumergido en el río Hudson / REUTERS

Un Airbus 320 de US Airways, que había despegado del aeropuerto neoyorquino de La Guardia y se dirigía a Charlotte (Carolina del Norte), con 155 personas a bordo, ha amerizado en aguas del río Hudson, en el oeste de Manhattan, al parecer debido a la entrada de varias aves en sus motores. En el avión iban 150 pasajeros, 2 miembros de la tripulación y 3 asistentes de vuelo han salido del avión y de la cabina. Todos están a salvo, indicó Parker, que pidió que no se especulara con las causas del accidente y que "no se colapsen los teléfonos habilitados para atender a los familiares de los afectados".

Un nuevo héroe en Nueva York

El amerizaje sobre el río Hudson ha puesto a prueba, una vez más, la enorme experiencia y capacidad de respuesta de Nueva York ante emergencias donde están en juego un gran número de vidas y ha dado a los estadounidenses un nuevo héroe. Las imágenes de una treintena de pasajeros dándose la mano y en pie en una de las alas del avión de US Airways que en la tarde del jueves cayó a las frías aguas del Hudson han vuelto a estremecer a muchos neoyorquinos, que han revivido otras escenas de pasadas tragedias que han afectado a la ciudad.

"Milagro" fue la palabra que más veces se ha repetido tras ese accidente, en el que la experiencia y pericia de su piloto, el capitán CB Sully Sullenberger evitó la tragedia.

Las bajas temperaturas que vive estos días la costa Este de Estados Unidos, y que en Nueva York se han situado entre -8 y -10 grados centígrados, con nieve y vientos polares, hicieron temer por la vida de los pasajeros, aunque finalmente sólo algunos han sido tratados por síntomas de hipotermia. Los doctores que atienden a los heridos han señalado, en los diferentes medios de comunicación, que se recuperan bien.

"Se llenó de agua inmediatamente"

Fred Berretta, una de las víctimas a bordo del avión con destino a Charlotte (Carolina del Norte), ha asegurado que el motor explotó poco después de despegar, cuando todavía estaba ascendiendo. "El piloto dio la vuelta y se puso en disposición de aterrizar en el río", explicaba Berretta.

"Sabíamos que no teníamos mucho tiempo porque volábamos cerca del suelo, de ahí que el descenso fuera muy rápido", ha dicho el pasajero. "Parecía como si el motor se hubiera parado (...). Al principio había mucho silencio pero luego se empezó a escuchar a la gente rezar. Mientras el avión iba perdiendo altura algunos pasajeros corrían a las salidas de emergencia para prepararse al aterrizaje", agregó Berreta.

Asimismo, otro pasajero, Alberto Panero, ha dicho que detectó el humo inmediatamente. "Todo sucedió muy rápido, el capitán se nos acercó y nos dijo que se estaba preparando un aterrizaje forzoso".

Jeff Kolodjay, que estaba sentado en la zona del motor, explicó por su parte, que el avión comenzó a llenarse de agua muy rápidamente. "Estaba asustado, había una mujer con un bebé a mi lado nadando por encima de los asientos".

Los testigos describieron el momento en que el avión impactó contra el agua como si de un accidente de tráfico se tratase. "Todo sucedió de repente, nos dijeron ''salid ahora mismo''", explió Panero, opinión que no compartío Berretta quien manifestó que "la operación de rescate duró una eternidad".

Por su parte, un Policía de Nueva Jersey informó en declaraciones a CNN, que el piloto les advirtió mediante el control aéreo de que estaba teniendo un problema debido a una bandada de pájaros e inmediatamente declaró el estado de emergencia.

Una comisión independiente investigará las causas de accidente. Miembros de la Comisión de Seguridad de Transporte Aéreo se trasladaron inmediatamente desde Washington al lugar de los hechos para abrir una investigación que permita determinar las causas del accidente. Todo indica que una bandada de gansos se cruzó con el avión minutos después de despegar del aeropuerto de La Guardia y provocó averías en dos de los motores del aparato.

Sullenburger, maestro de maniobras

Pero el héroe de esta evitada tragedia ha sido Sullenberger, un aviador que, según su perfil en la red social para profesionales LinkedIn, lleva 29 años trabajando para esa aerolínea, ha sido piloto de combate de un F-4 en las fuerzas aéreas estadounidenses y desde hace dos años es el presidente de la organización Safety Reliability Methods, que proporciona asesoría técnica a diferentes industrias para evitar riesgos.

El amerizaje de emergencia que hizo Sullenburger de un avión comercial del tamaño de un Airbus 320 ha sido alabado por los expertos de aviación, ya que logró que la aeronave no sufriera daños, siendo potencialmente una operación de más riesgo que una similar en tierra.

Los causantes del accidente podrían haber sido un bandada de pájaros, posiblemente gansos, que golpearon los motores del avión pocos segundos después de haber despegado desde LaGuardia, lo que le obligó a pedir a la torre de control volver a tierra inmediatamente.

Los habitantes de la isla de Manhattan, con los ríos East y Hudson a cada uno de sus lados, se sobresaltaron de nuevo con este accidente, pues la ciudad ya ha vivido otros sucesos aéreos e incluso un ataque terrorista cuando el 11 de septiembre de 2001 unos terroristas estrellaron dos aviones comerciales contra las Torres Gemelas.

Cinco años después, un 11 once de octubre, una pequeña avioneta pilotada por el jugador de béisbol de los Yankees Cory Lidle, se estrelló contra un edificio de apartamentos en Manhattan, en un accidente en el que pereció junto a su acompañante.

En 2005, la región de Nueva York vivió otros accidentes aéreos, como el de un helicóptero que se precipitó en junio de ese año sobre el río East por un fallo mecánico y el de un bimotor, con once ocupantes, que meses antes chocó contra un edificio tras salirse de la pista en el aeropuerto de Teterboro (Nueva Jersey).

En julio de 1997, los neoyorquinos vieron también como un avión de la hoy desaparecida compañía aérea estadounidense TWA con más de 200 personas a bordo se estrelló cerca de Nueva York poco después de despegar del aeropuerto internacional de John F. Kennedy cuando se dirigía a París.

El peligro de los pájaros

Los pájaros son un peligro para los aviones, pero las medidas tomadas por aeropuertos y fabricantes de las naves ayudan a impedir que los incidentes terminen en tragedia, aseguró un experto. "No son nada nuevo. Ocurren miles de ellos cada año", señaló a Efe Jim Asker, experto en aviación y director de la revista Aviation Week. Pueden ser protagonizados por aves pequeñas o por las migratorias, como gansos y patos, que pueden causar daños considerables, manifestó.

Uno de esos incidentes ocurrió este jueves cuando un Airbus A-320 de la línea aérea US Airways descendió sobre el río Hudson tras despegar de un aeropuerto de Nueva York hacia Carolina del Norte (EEUU). El aparato quedó casi sumergido en las gélidas aguas pero sus 155 ocupantes fueron rescatados ilesos por grupos de rescate. Según el experto, los aviones han sido fabricados de manera que pueden afrontar el problema y, en muchos casos, descender sin mayores inconvenientes.

Por su parte, los fabricantes someten a prueba los motores para que puedan seguir funcionando en un incidente de este tipo. Incluso si no funcionan, el avión todavía puede planear y descender.

Testigo del accidente de avión: "Ha sido impresionante"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?