Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 27 de Enero de 2020

Otras localidades

Sin trabajo no hay renovación de la tarjeta

El Ministerio de Trabajo e Inmigración busca una solución para estos casos

Varios boliivianos y ecuatorianos en paro aguardan en la Plaza Elítica que les contraten para cualquier trabajo. Dos de ellos no han podido renovar su segunda tarjeta /

Los inmigrantes que se encuentran en paro y cuya prestación está por terminar, tienen que añadir otro problema a la lista de sus desgracias, no pueden renovar su tarjeta de residencia por no tener un contrato de trabajo vigente y por ende, la cotización a los servicios sociales. ¿Volverán a ser ilegales?

Más información

"Estoy casi 10 meses en el paro y pronto terminará mi prestación y en junio tengo que renovar mi tercera tarjeta, lo cual lo veo difícil. Busco trabajo todos los días de lo que sea, pero no hay nada. Me desespera saber que puedo a volver ser un ilegal", se queja el peruano Luis Arce que desde hace seis años vive en España. Trabajaba en la construcción antes de quedar en el paro.

Su caso se repite en cientos de inmigrantes que no pueden renovar sus tarjetas por no cumplir con el requisito fundamental: cotizar a la seguridad social. Otros han tenido queposponer sus deseos de obtener la nacionalidad española por las mismas razones, como la ecuatoriana Julia Aponte que está en paro desde hace seis meses. "Primero era ilegal y tuve que arraigarme hasta que logré sacar mi tarjeta permanente pero faltan unos meses para que venza. Quería iniciar lostrámitesde la nacionalidad pero como no tengo trabajo, seguro que me la negaran", dice resignada, soltando un suspiro interminable

Esta situación de emergencia, que quita el sueño a los inmigrantes legales sin trabajo, ha sido trasladada a la Generalitad de Catalunya en palabras del secretario para la Inmigración, Oriol Amorós, quien ha pedido que el Estado "flexibilice los criterios para renovar el permiso de trabajo y residencia de aquellos inmigrantes que se hayan quedado en el paro" en el momento que les toca hacer la renovación.

Amoròs considera que "lo peor que puede pasar en momentos de crisis es dejar en situación irregular a una persona que ya estaba en situación legal". Cree que el problema provocará más dificultades a la hora de buscar un trabajo. Según Amorós, desde su Departamento ya se han iniciado conversaciones con la subdelegación del gobierno español y la secretaría de Estado para la Inmigración.

"Las políticas no tienen que ser existencialistas, pero sí que tienen que dar herramientas para que la gente sea más autónoma", ha aclarado el Secretario hace unos días en los medios de comunicación.

El boliviano Roberto Gutiérrez ha trabajado en la construcción durantecinco meses el año pasado, pero en noviembre se quedó sin trabajo. Este año quiso empezar los trámites para renovar su segunda tarjeta pero se la denegaron porque ya había cobrado su prestación por el paro y su cotización no era suficiente para solicitar la segunda tarjeta. Desde hace unos días se encuentra en situación irregular en España. No sabe si retornar a su país o quedarse para "iniciar los trámites desde el principio" una vez que consiga un trabajo. "Es frustrante porque nadie te ayuda ni te da soluciones", reclama indignado.

Fuentes del ministerio de Trabajo e Inmigración, admiten que "están estudiando el tema para dar una solución a los inmigrantes que no pueden renovar su permiso por estar en el paro y no cobrar la prestación". Asimismo, aclaran que aún no tienen datos sobre el número de inmigrantes que estarían en esta situación."En este momento, si un inmigrante se le termina su prestación y caduca su tarjeta de residencia se puede decir que encuentra en situación ilegal", aclaran.

Los parados que no figuran en las estadísticas

La Federación de Asociaciones de Inmigrantes y Refugiados (Ferine), denuncia que el Gobierno excluye de las estadísticas a "cientos" de inmigrantes que han perdido su empleo antes de haber cotizado lo suficiente para cobrar el subsidio, y que ahora han quedado "indocumentados".

El secretario general de la organización, Víctor Saez, ha señalado que se están poniendo "muchas trabas" para la renovación de las tarjetas y que si antes sólo bastaba estar apuntado al paro para mantener el permiso, ahora "exigen un contrato en vigor".

"Nos encontramos con ese problema desde hace un par de meses, porque esta gente al quedar indocumentada, no aparece en las listas como parados", aclara Sáez, al advertir que "cada vez hay más problemas administrativos para renovar el documento y a la vez, el bolsón de personas indocumentadas aumenta".

Las prestaciones

La duración de la prestación está en función del período de ocupación cotizada, en regímenes de la Seguridad Social que contemplen esta contingencia en los últimos seis años anteriores a la situación legal de desempleo o al momento en que cesó la obligación de cotizar, o en su caso, desde el nacimiento del derecho a la prestación por desempleo anterior.

El reglamento de la Ley de Extranjería deja claro que para renovar los permisos de trabajo, como mínimo se tiene que tener seis meses de aportes a la seguridad social o en otros casos excepcionales, haber cotizado tres meses y el resto demostrar que no se ha podido trabajar con una carta del Instituo Nacional de Empleo, que certifique su situación de demandante de empleo. Joaquin Aguilar, coordinador de Empleo de la Comisión de Ayuda al Refugiado en Madrid, aclara que el problema "surge cuando no se ha cotizado, ni siquiera los tres meses".

En caso de la negación para renovar la tarjeta, Aguilar, sugiere presentar de nuevo el arraigo, en caso que se tenga más de tres años viviendo en España. "Personalmente les recomiendo que hay que hacer un esfuerzo inconmensurable de buscar a alguien que nos de de alta para cotizar todo el tiempo", añade.

Preguntas frecuentes en la renovación de tarjetas

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?