Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 20 de Septiembre de 2019

Otras localidades

El conductor del tren dice que "el impacto fue inevitable"

El maquinista dice que intentó frenar para evitar arrollar a los viajeros que cruzaban por las vías en Castelldefels. El tren circulaba en ese momento a 139 km/h y su conductor ha dado 0,0 en las pruebas de alcoholemia

Doce muertos al ser arrollados por un tren en Castelldefels / Doce personas han muerto esta noche y otras 14 han resultado heridas, tres de ellas en estado crítico, tras ser atropelladas por un tren Alaris en el apeadero de Castelldefels en Barcelona. La mayoría eran jóvenes de entre 16 y 26 años.El accidente se produjo sobre las 11 y media del miércoles, en plena verbena de San Juan. El grupo, formado por cerca de treinta personas, bajó de un convoy de Cercanías y se dirigió hacia la playa cruzando las vías en lugar de utilizar el paso subterráneo. / VNEWS

El conductor del tren Alaris que ha arrollado esta noche en Castelldefels (Barcelona) a decenas de personas que cruzaban las vías ha señalado en su primera declaración que "el impacto fue inevitable". El incidente ha causado al menos una docena de muertos.

Según fuentes de RENFE, el maquinista, de 46 años, que se encuentra en estado de shock, avisó con la bocina varias veces y tiró del freno cuando vio a un grupo de entre 30 y 40 personas que cruzaban las vías. El tren circulaba en ese momento a 139 kilómetros por hora. El maquinista ha dado 0,0 en las pruebas de alcoholemia.

El tren frenó a 800 metros de la estación, según los investigadores, quienes tienen ahora que mirar el convoy hacia atrás para averiguar en que punto exacto se produjo la frenada. Esas misma fuentes aseguran que los conductores tardan 3 ó 4 segundos en reaccionar desde que ven el obstáculo, a lo que hay que añadir que era de noche.

El tren de Cercanías en el que viajaban las víctimas y heridos transportaba a unas 700 personas, según el conseller de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal. Según sus datos, el convoy no circulaba con plena ocupación, ya que puede transportar a mil personas, y que la gran mayoría de los viajeros optaron por utilizar el paso subterráneo que existe en la estación.

La estación cumplía las normas de seguridad

El secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, ha explicado que la estación donde tuvo lugar el atropello se remodeló en 2009 y respondía a todas las prescripciones que legalmente tenía que cumplir, al igual que las normas de seguridad y accesibilidad. "Contaba con una señalización que estaba bien hecha y tenía un servicio de megafonía que indicaba que no se deben cruzar las vías", indicó en la rueda de prensa celebrada en el Ayuntamiento de Castelldefels junto con varios consellers de la Generalitat y regidores del consistorio.

Morlán ha explicado que es "una estación moderna, con todas sus instalaciones, con un paso subterráneo con todas las garantías y todas las seguridades, que tiene dos ascensores". En cualquier caso, lamentó que todas estas medias no fueran suficientes para haber impedido un accidente de estas características.

Según Adif, la remodelación de la estación tuvo como actuación principal la construcción de un nuevo paso inferior entre andenes, dotado de escaleras fijas y ascensores. La estructura de hormigón del nuevo paso tiene una longitud total de 21,5 metros, una anchura de 3,4 y una altura de 3 my se sitúa en la zona más cercana a los accesos, lo que reduce de forma significativa la distancia respecto al edificio de viajeros y a los accesos que se realizaban anteriormente mediante un paso superior.

Así fue el accidente

Un tren Alaris atropelló esta noche a decenas de personas en el apeadero de la estación Castelldefels Playa. Según confirmó en la antena de la Cadena SER el Director General de Protección Civil de Cataluña, hay al menos 12 muertos y 13 heridos, en su mayoría jóvenes de entre 16 y 26 años que llegaban a la localidad para celebrar la noche de San Juan. Las víctimas del accidente bajaban de un tren de Cercanías y cruzaban las vías para dirigirse a la playa cuando fueron arrollados por otro tren de largo recorrido, según Protección Civil.

El accidente ferroviario más grave desde 2003

El accidente ferroviario de esta madrugada en Casteldefells Playa (Barcelona), es el segundo más grave registrado en España en las últimas tres décadas, tras el ocurrido en Chinchilla (Albacete) en 2003. El 3 de junio de 2003, 19 personas que viajaban en un Talgo que cubría la línea entre Madrid y Cartagena murieron tras chocar con otro tren de mercancías en Chinchilla. Unas 50 personas resultaron heridas como consecuencia del impacto entre ambos trenes.

Según una investigación posterior, el accidente en Chinchilla se produjo porque el factor de circulación dejó el semáforo de salida de la vía en que se encontraba el Talgo en verde, cuando venía un mercancías en sentido contrario, procedente de Murcia. El 21 de agosto de 2006, siete personas murieron en un accidente de ferrocarril registrado en la localidad palentina de Villada. Además, otras 95 personas resultaron heridas.

Josep Ramón Mora (Dtor. Gral. Protección Civil): "Han cruzado por las vías a pesar de que había pasos alternativos"

Joan Sau: "Se va a abrir una investigación"

José Blanco: "Todo apunta a una impridencia"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?