Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 26 de Agosto de 2019

Otras localidades

Aznar, en 2007: "Si veo a España desesperada quizá tendría que volver a la política"

Las filtraciones de Wikileaks revelan las dudas del ex presidente sobre Rajoy

Aznar sobre Wikileaks: "Los archivos de los departamentos de Estado no pueden estar al albur del que quiera entrar en ellos" / El ex presidente del Gobierno José María Aznar no quiso hacer comentarios sobre los cables de EEUU filtrados por Wikileaks, pero subrayó que "lo más relevante es la sorprendente fragilidad de algunos sistemas". "Los países tomarán buena nota de lo ocurrido. Los archivos de los departamentos de Estado no pueden estar al albur del que quiera entrar en ellos", subrayó.Aznar hizo estas declaraciones el pasado miércoles, antes de la entrega que se refiere a su persona y que no descarta un regreso a la política en caso de que fuera necesario para el país / AGENCIA ATLAS

El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, admitió en 2007 ante el embajador de Estados Unidos en España, Eduardo Aguirre, que calibraba regresar a la primera línea de la política española bajo ciertas circunstancias. Así se desprende de los cables filtrados por Wikileaks y publicados por el diario El País. "Si veo a España desesperada, quizá tendría que volver a la política", reconocía en aquel momento el Presidente de Honor del PP.

En ese mismo encuentro de 2007 entre Eduardo Aguirre y el presidente de FAES, Aznar también reconocía, en palabras del embajador, que dudaba de que Rajoy fuera "el hombre adecuado para devolver el PP al poder".

El ex presidente no es el único dirigente del PP que ponía en duda la capacidad de Mariano Rajoy para llevar al partido hasta La Moncloa. Incluso el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, llegó a postularse como sustituto al frente de los populares.

La idea de la ausencia de un relevo para Rajoy también reinaba dentro de la Embajada estadounidense -"creemos que su longevidad en el cargo se debe a la ausencia de un sucesor creíble", admitían según los documentos de Wikileaks-, que también informó a la Administración de EEUU de confidencias realizadas por otros dirigentes populares, censurando aspectos de la gestión de su jefe de filas.

Así, según El País, el coordinador de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, admitió no ser "un hombre de Rajoy", mientras que el portavoz del PP en la Comisión de Asuntos Exteriores, Gustavo de Arístegui, lamentaba que el líder del PP culpara de la derrota electoral "a todo el mundo menos a sí mismo".

A pesar de los coqueteos de Aznar con una hipotética vuelta a la primera línea, el diario El País cita también un cable que incluye una confidencia del secretario de Estado de Comunicación, Alberto Timmermans, un hombre muy cercano al ex presidente, en el que, poco después de la retirada de las tropas de Irak, no descartaba otra posibilidad.

"Muchos en el PP quieren que Aznar se quede en casa y no diga nada", dijo Timmermans según el cable. "Culpan a su política sobre Irak de la derrota y creen que Aznar jugó con el futuro del partido y perdió".

Además, este colaborador del ex presidente consideró que "como otros españoles, la mayoría de los miembros del PP no sufrieron al ver a las tropas españolas volver de Irak". "Aznar entiende que él es políticamente radiactivo, pero confía en que algún día se reivindicará su política en Irak y sobre EEUU", añadió.

Eso sí, las conclusiones de la embajada de EEUU fueron muy rotundas en una cosa: "Está claro que Aznar sigue mandando en las bases del PP".

Gallardón: "Aguirre o yo podríamos tomar el partido, pero a riesgo de partirlo"

Los funcionarios de EEUU especulan en varios cables, según explica el diario El País, con posibles sucesores y siempre está presente Alberto Ruiz-Gallardón. La embajada se llena de elogios hacia él, aunque también destaca que no logra hacerse un hueco en su propio partido.

En concreto, los documentos revelados se refieren al alcalde de Madrid como "encantador, listo y con reputación de honradez". Esos cables llegan a destacar que el propio presidente Zapatero, durante la reunión con el embajador, "opinó que Gallardón era el único miembro del PP que podría convertirse en presidente de España".

Pero lo más llamativo viene de boca del propio Ruiz-Gallardón, siempre citado por los mencionados documentos diplomáticos. "Gallardón confirmó al embajador que Rajoy es el líder del PP, ya que simplemente no hay ninguna otra opción creíble".

El regidor madrileño dijo que "alguien como él o Esperanza Aguirre podrían intentar tomar el control del partido, pero a riesgo de romperlo por la mitad". Gallardón consideró que "la continuidad de Rajoy era la mejor manera de minimizar el daño al PP" y avanzó que "Rajoy daría ahora una serie de pasos para modelar el partido a su imagen y separarlo de la influencia de Aznar".

Además, tres días después de las elecciones de marzo de 2008, Ruiz-Gallardón confirmó al embajador, según los documentos de Wikileaks a los que ha tenido acceso El País, que "seguiría en política". El alcalde de Madrid le contó además que "daría los pasos necesarios para mejorar su relación con Rajoy y poder recuperar así la simpatía del partido".

En cualquier caso, la embajada aseguró que "tanto Gallardón como Rajoy quedaron ensombrecidos por el discurso de Aznar".

Bono valora las filtraciones de Wikileaks sobre Aznar: "Me recordó a un anuncio de desodorante: Vuelve el hombre"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?