Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 13 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Garzón recusa a cinco magistrados que deben juzgarle por el 'caso Gürtel'

El juez de la Audiencia Nacional considera que están contaminados por haber participado en la instrucción de la causa

Fotografía de archivo, del 7 de marzo de 2011, del juez Baltasar Garzón a las puertas del Tribunal Supremo /

Baltasar Garzón ha presentado escrito de recusación contra cinco de los siete magistrados que deben juzgarle por un presunto delito de prevaricación cometido al haber intervenido las comunicaciones en prisión entre los presuntos cabecillas de la trama Gürtel y algunos letrados.

Francisco Baena Bocanegra, abogado del juez Garzón, recusa al presidente de la sala, Juan Saavedra, al ponente de la admisión a trámite de la querella, José Manuel Maza, y a los magistrados Julián Sánchez Melgar, José Manuel Soriano y Perfecto Andrés Ibáñez. Considera que están contaminados para celebrar el juicio porque han formado parte de la sala que admitió a trámite la querella y de la que ha rechazado los recursos del juez de la Audiencia Nacional.

El escrito apela a la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y de la sala del 61 del Tribunal Supremo que, recientemente, recusó a otros cinco magistrados por este motivo en otra de las causas que afectan a Garzón, la de la memoria histórica.

Otro de los motivos que aduce Baena Bocanegra para la recusación es la de que estos cinco magistrados han mostrado "interés directo" en juzgar a su cliente y para ello habrían evitado pronunciarse sobre las cuestiones presentadas en los recursos sin darles respuesta para tratar de evitar todo tipo de contaminación.

El caso de Perfecto

La recusación contra Perfecto Andrés Ibáñez es más extensa que la del resto de sus compañeros porque Baena Bocanegra tiene en cuenta el artículo que publicó en la revista Jueces para la Democracia. Una encendida defensa de la labor del instructor, su compañero, Alberto Jorge Barreiro. Dice el escrito que Andrés Ibáñez hizo valoraciones del asunto que está llamado a enjuiciar, diciendo que "no tiene precedentes en Europa" ni "amparo constitucional".

El juez Garzón tendría que sentarse en el banquillo el próximo 29 de noviembre, acusado de un delito de prevaricación y de otro contra las garantías constitucionales por haber intervenido las comunicaciones en prisión entre los presuntos cabecillas de la trama Gürtel y algunos letrados. Ahora esa cita puede posponerse porque los procedimientos de recusación suelen ser largos. El precedente más inmediato es el de la memoria histórica. Garzón recusó a cinco magistrados en diciembre de 2010 y el Tribunal Supremo no se pronunció hasta junio de 2011.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?