Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 23 de Agosto de 2019

Otras localidades

Garzón recurre ante el Constitucional la sentencia que le condenó por Gürtel

El exjuez de la Audiencia Nacional acusa al Supremo de vulnerar gravísimamente sus derechos fundamentales por "construir a la medida" un delito para condenarle

Baltasar Garzón, durante el juicio por las escuchas del 'Caso Gürtel' /

Baltasar Garzón ha presentado este miércoles ante el Tribunal Constitucional un recurso de amparo de más de 200 folios, realizado por el despacho Amparo Legal, alegando que la sentencia del Tribunal Supremo que le ha condenado por el caso Gürtel vulnera manifiesta y gravísimamente sus derechos fundamentales que tiene como todo ciudadano según la Constitución, y pone incluso en peligro la independencia judicial que garantiza la Carta Magna.

El exjuez de la Audiencia Nacional sostiene que la sentencia del Tribunal Supremo es gravísimamente inconstitucional, en términos hasta ahora desconocidos porque le condena por un delito que no existe en las leyes españolas, ya que la cuestión de las escuchas telefónicas está pendiente de una ley que las regule.

Garzón sostiene que el Tribunal Supremo le ha condenado por ir en contra de los criterios particulares de los magistrados que le han condenado, y a quienes acusa de haber construido "a la medida" el delito de prevaricación para poder condenarle. En este sentido, Garzón denuncia que la decisión del Supremo "supone dejar la puerta abierta a que cualquier discrepancia jurídica con el alto tribunal termine con el juez denunciado por prevaricación con lo que se acaba la independencia judicial.

La sentencia, dice el exjuez, es "arbitraria, irrazonable y manifiestamente injusta, ya que incurre en contradicciones internas insalvables, y está impregnada de un decisionismo puramente subjetivo".

Según los abogados del exjuez, el Tribunal ha partido de un designio incriminador en relación con él, vulnerando la exigencia de imparcialidad exigible a todo órgano jurisdiccional, habiendo prejuzgado la cuestión de la culpabilidad del acusado a la luz de consideraciones ajenas al acto del juicio; incluso razona que de la lectura de la sentencia parece que incluso no se ha celebrado prácticamente juicio alguno o que éste ha sido por completo irrelevante para la sentencia, que en la práctica, parece como si estuviera puesta de antemano, ya que prescinde de todas las pruebas y de hechos fundamentales que se probaron en el juicio.

Por último, Garzón defiende que la sentencia vulnera la independencia judicial recogida en la Constitución, que es una garantía fundamental para todos los ciudadanos, ya que la sentencia supone la criminalización de un criterio judicial contrario a la del Tribunal superior, al suponer la negación de las legítimas facultades de los jueces sobre las pruebas y de interpretar las leyes aplicables mientras que no haya una legislación clara sobre estos temas.

El recurso sostiene que el Tribunal Supremo considera una conducta criminal lo que no ha sido en el caso de Garzón más que cumplir con su obligación de buscar la verdad en la investigación de delitos de corrupción, sin violar ninguna ley ni nada parecido y empleando medios absolutamente legítimos en España y en otros países.

Si el Tribunal Constitucional estima el amparo de Garzón, puede anular la sentencia del Tribunal Supremo, y a Baltasar Garzón se le declararía inocente, y volvería a ser juez con todos sus derechos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?