Lunes, 17 de Enero de 2022

Otras localidades

EUROCOPA 2012 | FINAL | ESPAÑA 4 - ITALIA 0

España gana la final de la Eurocopa ante Italia y logra el triplete imposible

El equipo de Vicente del Bosque consigue la victoria ante Italia por 4-0 y consigue lo que ningún equipo había logrado hasta ahora: ganar dos títulos continentales y un Mundial de forma consecutiva. Este grupo de jugadores y técnicos demuestra una vez más que no tiene techo

Jordi Alba, autor del segundo de España, celebra con entusiasmo un gol que da tranquilidad a los de Del Bosque

Jordi Alba, autor del segundo de España, celebra con entusiasmo un gol que da tranquilidad a los de Del Bosque / REUTERS

Aquel equipo pergeñado por Luis Aragonés para la Eurocopa de Austria y Suiza y perfeccionado por Vicente del Bosque para el Mundial de Sudáfrica demuestra en Kiev que su capacidad para ganar y sus ganas de hacerlo son infinitas. Con su victoria ante la Italia de Prandelli el equipo español vuelve a demostrar en una final que nadie tiene por ahora el antídoto a su juego

Más información

Salió Italia con ganas de demostrar a Europa que su cambio de estilo podía ser el antídoto perfecto para el tiqui-taca que tantos triunfos ha dado la Roja. Presionó la salida de balón de España y trató de buscar con rapidez a sus hombres de arriba. Pero el primero que buscó la portería de Casillas fue Pirlo. Eso sí, su disparo se marchó alto.

Fue solo una declaración de intenciones, ya que los de Prandelli insistieron en asistir a sus delanteros, sobre todo a Balotelli y a cortar cualquier señal de juego de España. Lo notó sobre todo Xavi, que fue víctima de una dura entrada de De Rossi.

El dominio 'azzurro', sin embargo, no duró demasiado. Primero intentó ejecutar Ramos la falta recibida por Xavi. Su tiro se fue por encima de la portería de Buffon. Después el de Camas probó a rematar de cabeza un córner, pero la pelota volvió a irse arriba. No llegaba el gol, pero el dominio italiano había pasado a la historia.

La pelota era de España e Iniesta y Xavi demostraban que eran capaces de hacer el juego que caracteriza a España, ese fútbol que saca de quicio a sus rivales. Y el mejor ejemplo fue el primer tanto del encuentro: pase en profundidad magistral del de Fuentealbilla para el desmarque por la derecha de Cesc, que vio la incorporación de Silva por el centro. Para él fue la bola, que remató de cabeza. Gol de España. Premio para Silva, al que tanto le costó ser fijo para Del Bosque y al que ahora no hay nadie que discuta su jerarquía en el equipo.

España había conseguido rehacerse del juego y la presión de Italia, pero los azules no estaban dispuestos a rendirse al primer contratiempo. Y empujados por el magistral Pirlo lo intentaron mientras fue posible. Primero el propio jugador de la Juve. Luego Cassano. Posteriormente Balzaretti desde la izquierda... Pero los de atrás de España -y como no, Casillas- estuvieron una vez a la altura para atajar todas las ocasiones de los de Prandelli.

Los italianos pagaron cara su incapacidad para herir seriamente a España y llegó el segundo tanto de España. Otro regalo del destino para el último imprescindible de España: Jordi Alba. Xavi le quiso enseñar lo que puede ser para él la próxima temporada en el Barcelona y le regaló medio gol. Buffon no pudo hacer nada cuando el español le encaró en el mano a mano. Fue el 2-0, una ventaja demasiado grande en una final y más si se fabrica antes del descanso.

Para la reanudación Prandelli contó de nuevo con Di Natale. Para ello retiró a un Cassano que no terminó de mostrar el peligro que tiene en sus botas. Sí lo hizo su sustituto, que nada más salir al campo retó dos veces a Casillas. Se movió constantemente el 11 de Italia para buscar un agujero en la defensa de España, aunque no lo encontró. Y menos cuando Italia agotó los cambios quitando a un gris Montolivo y dando la alternativa a Motta. El exblaugrana no parecía la pieza capaz de romper el partido. Pero ni siquiera pudo intentarlo, ya que se tuvo que retirar lesionado dejando a los suyos con diez a falta de una recuperación casi milagrosa.

La final no podía estar más de cara para los de Del Bosque. De hecho, con diez hombres Italia no fue nunca una amenaza seria. Ni Balotelli. Ni Di Natale. España casi se limitó a tocar la pelota y acercarse a la portería contraria sin arriesgar demasiado. El equipo italiano bastante hacía con aguantar el 2-0 en el marcador. Ni el fútbol, ni las fuerzas daban para más. Solo para recibir la puntilla.

El remate llegó en una jugada cien veces vista. Pase en profundidad de Xavi para Fernando Torres. Y como si este quisiera cerrar el ciclo iniciado en Viena, el Niño volvió a marcar. Y después asistió a Mata para que hiciera el cuarto. Mucha generosidad la del nueve de España cuando estaba solo ante Buffon. Jugadas como esta demuestran que ese ciclo abierto en Viena no se ha terminado porque si por algo se caracteriza esta España es por su hambre infinita de seguir ganando. Del Bosque y sus chicos lo seguirán intentando como si fuera la primera vez. Y el resto de las selecciones seguirán estrujándose los sesos para seguir evitándolo. Hasta ahora no lo han conseguido.

Gol de Silva (España 1 - Italia 0)

Gol de Jordi Alba (España 2 - Italia 0)

Gol de Fernando Torres (España 3 - Italia 0)

Gol de Mata (España 4 - Italia 0)

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?