Vídeo

ELECCIONES EUROPEAS Sigue el debate electoral con cinco cabezas de lista europeos y la ausencia de la ultraderecha

Ocio y cultura
MÚSICA

El último engaño de David Bowie

Este martes llega a las tiendas <i>The next day</i>, el inesperado regreso del siempre sorprendente David Bowie

David Bowie durante una actuación en Rotterdam en octubre de 2003(EFE)

El 8 de enero, el día en que el músico inglés cumplía 66 años, saltó la noticia. David Bowie tenía preparado un nuevo disco que había grabado junto a Tony Visconti, su productor de confianza, durante casi dos años. Tras dos meses de rumores, filtraciones y pequeños bocados de grandeza, esta semana llega a las tiendas The next day, cuya edición de lujo ha llegado a lo más alto de las listas de ventas digitales en once países.

Más información

En una época en la que guardar un secreto resulta imposible, el músico inglés había conseguido, un vez más, engañar a todos al presentar el día de su cumpleaños Where are we now?, una balada lenta y cruda que recordaba sus días berlineses y que sería el primer anticipo de su nuevo álbum. Bowie elegía un tema oscuro y lúcido para presentar un disco que recorre algunos de los sonidos de su carrera dándoles un enfoque que hacen que la nueva música del cantante de Brixton suena actual, fresca.

Una vez había estallado la noticia, la maquinaria se puso en marcha. El músico y su entorno, acostumbrados a los golpes de efecto y a los engaños, revolucionaban el mundo de la música con una noticia que no vino precedida ni de señales ni de rumores. En estos dos meses, 'El Duque Blanco' ha sido portada de toda revista musical que se precie. Ha habido artículos, reportajes, especiales dedicados a su obra y alguna selecta entrevista con su productor, que ha ejercido de portavoz del músico siendo el encargado de explicar el proceso y los detalles que han rodeado la creación de The next day. No ha habido ninguna palabra de Bowie, tan misterioso como siempre.

Dos meses después de aquel primer apunte sonoro se desvelaba The stars (are out tonight), el segundo vídeo del nuevo álbum. Si Where are we now? no terminó de convencer a alguno de sus seguidores, la nueva canción, con ese indescifrable vídeo junto a Tilda Swinton, terminó de derribar suspicacias sobre el regreso discográfico de David Bowie. Si la presentación de The next day era con una balada, el segundo avance era un tema pop contundente y brillante que remite al músico que en los años setenta se comió el mundo con su asombrosa capacidad para crear espacios sonoros que parecían sacados de una película imposible de rodar.

En la cumbre de la música

El nuevo álbum eleva más si cabe la posición de Bowie entre el gremio musical. "Lo nuevo de Bowie demuestra que las reuniones de grupos son una puta mierda. Molan que artistas clásicos haga nuevas canciones y nuevos discos", apuntaba Noel Gallagher en una entrega de premios. El regreso de Bowie es un tema de conversación en el mundillo musical. Alan Sparhawk, cantante de Low, presenta disco este mes y durante las entrevistas promocionales también ha hablado del músico inglés. "Bowie siempre ha estado de moda. Dylan y Young son respetados pero Bowie sigue siendo un hipster de sesenta y pico años. Bowie es el mejor ejemplo que he visto de artista que se mantiene a la vanguardia".

El siete de marzo, la edición de lujo disco llegó a iTunes, ese inventó que daba sus primeros pasos en la última entrega discográfica de Bowie, y rompía techos llegando al número 1 en once países. Una vez desvelado el misterio, escuchados los singles solamente quedaban algunas preguntas. ¿Tendrá éxito en las ventas? ¿Volverá Bowie a subirse a los escenarios? ¿Será esta la última obra de su carrera?

Los secretos de The next day

Llegado el día toca escuchar un disco que empieza como un tiro con la canción que le da nombre y que de ahí salta a la oscuridad de Dirty boys, marcada por los golpes de batería, el ritmo monótono del bajo y la brillante irrupción del saxo. The stars (are out tonight) es un tema que podría encajar en cualquiera de los álbumes más aplaudidos de su carrera y que llega precedido de ese pequeño corto. Un tema inmenso que reafirma que el regreso de Bowie tiene sentido, que es necesario. Love is lost, un canto a la juventud, va relatando todo lo nuevo de la adolescencia, sus bondades, hasta llegar al contundente todo es nuevo "pero tus miedos son tan viejos como el mundo". En este corte la voz de Bowie va creciendo en intensidad entre los vientos y los coros hasta que todo explota dando paso a la balada con la que el músico inglés anunció que tenía disco nuevo. Where are we now? y sus guiños a Berlín dan un respiro antes de Valentines day, un tema de pop melódico donde la voz de Bowie luce en buen estado.

El disco da un giro a mitad de recorrido con If you can see me, un tema acelerado y rockero que da paso al divertido I'd rather be high, una de las composiciones más flojas, aunque con cierto encanto. Boss of me recupera las reminiscencias del Bowie setentero en un tema que coge altura sin terminar de despegar. El último tercio del álbum vuelve a brillar. Visconti y Bowie saben del asunto. Abrir bien, mantener el pulso y cerrar fuerte. Dancing out in space no es la mejor canción del músico inglés, pero no desentonaría en sus mejores discos. Now does the grass grow? saca músculo y ritmo, los coros van creciendo y las reminiscencias a otras épocas dejan de importar. Esto es 2013, este es el Bowie de hoy, el de mañana. Estas son sus nuevas canciones. El camaleónico músico inglés no se esconde en versiones de sus temas favoritos, en recopilatorios presentados con dos temas originales. Bowie vuelve con riesgo, expuesto, de eso se trata el arte, de hacer canciones donde la guitarras ardan como en (You will) set the world on fire. Bowie engaña en todo, pero no miente. No hay fraude en su regreso, sólo la imperiosa necesidad de volver a un estudio y jugar a hacer canciones, algunas tan maravillosas como You feel so lonely you could die, una de esas baladas que acabará ilustrando el mejor momento de alguna película aún por rodar. El álbum termina y los posos de genialidad revolotean en tus oídos con Heat. Puede que The next day no sea un álbum clásico o genial, un disco para la historia, pero es un trabajo excelente y creativo que mira al futuro sin miedo, al fin y al cabo, Bowie solo quería recordar lo que se siente cuando cuatro ideas se convierten en canciones.

Las 21.00: "Regresa David Bowie" (11/01/13)

33:09

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/20130111csrcsropi_9.Aes/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00