Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 17 de Febrero de 2020

Otras localidades

La reforma de pensiones que plantean los expertos podría afectar a los actuales jubilados

La mayoría del 'comité de sabios', a favor de un mecanismo de revalorización de las pensiones que entre en vigor a corto plazo

El comité de doce expertos encargado por el Gobierno para elaborar una propuesta de reforma de las pensiones (la puesta en marcha del llamado "factor de sostenibilidad") ya está a punto de acabar sus trabajos. Y de sus deliberaciones está emergiendo un sistema que podría afectar a las pensiones de los actuales perceptores, haciendo que la revalorización anual de las mismas se haga con un mecanismo distinto al actual. En vez de ajustarse a la subida de los precios, se ajustarían según la marcha de las cuentas de la Seguridad Social, lo que supondría que, en momentos de crisis como el actual, las pensiones perderían poder adquisitivo.

Aunque a los expertos les queda todavía una reunión por delante, al menos, el factor de sostenibilidad que están diseñando ya va tomando forma. Constaría de dos patas, tal y como ya contó la SER: un mecanismo de ajuste de la pensión inicial de acuerdo con la esperanza de vida (esto sólo afectaría a los nuevos pensionistas a partir del año en que se aplicase la reforma), y un mecanismo de revalorización que actualizase las pensiones por debajo de los precios cuando la economía vaya mal, y por encima cuando vaya bien. Es aquí donde buena parte de los expertos propone anticipar la entrada en vigor de la reforma, algunos incluso al próximo año, con lo que sus efectos se dejarían sentir sobre las personas que ya estuviesen cobrando una pensión.

El nuevo mecanismo de revalorización funcionaría así, según fuentes conocedoras de las reuniones: las pensiones dejarían de actualizarse con el IPC, como se hace anualmente hasta ahora, y pasarían a actualizarse de acuerdo con una fórmula que tuviese en cuenta los ingresos del sistema de Seguridad Social y el gasto en pensiones, de forma que cuando la economía fuese mal (y el sistema tuviese menos ingresos y más pensiones que pagar), las pensiones crecerían por debajo de los precios, y viceversa. Se garantizaría, eso sí, que las pensiones no bajaran, y se estudia un mecanismo que favoreciese que las actualizaciones fuesen graduales, para que no hubiese movimientos bruscos en la revalorización de las pensiones de un año para otro.

Los sabios proponen una entrada en vigor anticipada

Pero quizá lo más importante es que la mayoría de los expertos creen que este mecanismo debe entrar en vigor pronto, lo que supondría -en el actual contexto de crisis y de déficit del sistema de pensiones- una pérdida de poder adquisitivo de las pensiones, al subir menos que el IPC. En el seno del comité se está debatiendo cuándo debería entrar en vigor; algunos son partidarios incluso de que a partir del año que viene ya se empiece a poner en marcha este mecanismo.

El debate no está cerrado en este punto y se está barajando si, de hacerse una entrada en vigor temprana, se aplicarían mecanismos atenuadores para que los actuales pensionistas no se vieran afectados inmediatamente, o al menos no con todo el rigor, por la nueva fórmula.

Pensiones iniciales más bajas

Al margen de este ajuste en la revalorización de la pensión, el sistema que están preparando los expertos tiene también otra pata que, en este caso, afectaría sólo a los nuevos pensionistas (a partir del año en que entrase en vigor la reforma). Se trata de que la cuantía inicial de esas nuevas pensiones se ajuste en función de los aumentos de la esperanza de vida de los españoles, de forma que a mayor esperanza de vida, menor pensión inicial.

La lógica es la siguiente: la esperanza de vida aumenta cada vez más, así que los pensionistas futuros cobrarán pensión durante más tiempo. Para evitar que esto cree desequilibrios al sistema, las pensiones iniciales de los nuevos pensionistas deberían ser más bajas: en la práctica supone cobrar algo menos de pensión, pero durante más tiempo. El mecanismo matemático concreto por el que se estimaría la bajada es un coeficiente multiplicador cuyos parámetros están todavía por cerrarse.

No habrá unanimidad

Estas mismas fuentes dicen que, dado el rumbo que está tomando el informe, con toda probabilidad no se aprobará por unanimidad. Hay miembros que están en desacuerdo con la filosofía de la reforma, y también con el adelantamiento de la entrada en vigor. Según la reforma de las pensiones de 2011, que introdujo la posibilidad de que se elaborase un factor de sostenibilidad, éste no debería entrar en vigor antes de 2027.

En todo caso, conviene subrayar que el informe está sin terminar y pueden introducirse en él cambios. Cuando los expertos lo terminen (a finales de este mes, según las instrucciones que les dio el Gobierno) el Ejecutivo lo discutirá con los grupos parlamentarios y con sindicatos y empresarios antes de presentar su propia propuesta, hacia finales de julio. Es decir, el documento que prepare el 'comité de sabios' no será la reforma de las pensiones que finalmente se aplicará, pero el Gobierno ha dado mucha importancia a sus trabajos y sin duda será punto de partida y texto de referencia para la reforma.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?