Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 02 de Abril de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | Minuto a minuto CORONAVIRUS | Minuto a minuto Rueda de prensa de los técnicos de Sanidad para analizar los últimos datos
'CASO BÁRCENAS'

La cúpula del PP calla y en sus filas piden que nadie crea ''la palabra de un delincuente''

No hay reacción oficial ni del Partido Popular ni del Gobierno a las nuevas informaciones surgidas en torno al 'caso Bárcenas'. En FAES, Rajoy y Aznar se centraron en la economía y en lanzarse reproches mutuos, pero guardaron silencio respecto al extesorero

Luis Bárcenas, extesorero del Partido Popular, investigado en una causa a parte del 'Caso Gürtel' por una presunta contabilidad en B del partido.

Luis Bárcenas, extesorero del Partido Popular, investigado en una causa a parte del 'Caso Gürtel' por una presunta contabilidad en B del partido. / EFE

Solo en privado, desde las filas populares, dicen que no se puede creer "la palabra de un delincuente" y que ya se ha demostrado en numerosas ocasiones que ha "mentido". Además, le animan a ir a un juez y mostrar todos los documentos comprometedores que dice poseer. Aseguran que la venganza ya no es solo contra Cospedal sino que también va a por Rajoy porque no le ha ayudado a librarse de la cárcel.

Silencio brutal. No se ha producido ninguna reacción oficial tras conocerse nuevos datos del caso Bárcenas que comprometen seriamente a dirigentes del Partido Popular y hasta al presidente del Gobierno. Ni un comunicado, ni un desmentido, ni una palabra. La máxima este domingo era la de ignorar la información que había aparecido en el diario El Mundo y centrarse en el acto del Campus FAES.

En este encuentro, José María Aznar y Mariano Rajoy se veían las caras pero ninguno de los dos sacaba el tema. Más bien, lo rehuían. Los periodistas preguntaban por el asunto pero como si nada.

Y eso que el expresidente del Gobierno ha tenido que salir más de una vez a defenderse al verse salpicado por el caso Gürtel y se ha mostrado molesto con los suyos por no haberle apoyado lo suficiente. Mientras que Rajoy se ha visto obligado a decir que él nunca ha recibido ni repartido dinero en negro.

Pero este domingo, el extesorero era tema tabú. Como su nombre en la dirección conservadora en los últimos meses. Y solo desde las filas populares se atreven a valorar, en privado, lo publicado. Para empezar dicen que no se puede creer "la palabra de un delincuente" y que ya se ha demostrado en numerosas ocasiones que "ha mentido".

Además, indican que si su intención es tirar de la manta y tiene datos y documentos comprometedores, que vaya ante un juez y presente denuncia.

Algunos insisten en negar la financiación ilegal. Y otros confiesan que les ha llamado poderosamente la atención el formato con el que se han desvelado los nuevos detalles, en una carta de opinión de Pedro J. Ramírez y no en una noticia.

Han sido algunas de las cosas que se han comentado. Pero sobre todo se ha destacado "el rencor y odio" que parece tener Bárcenas contra María Dolores de Cospedal. A varios cargos les llama la atención que después de describir sus operaciones supuestamente ilegales con Álvaro Lapuerta, el extesorero diga que la única irregularidad que ha cometido durante su paso por el PP ha sido por culpa de la secretaria general.

Y eso lleva a muchos a suponer que todo esto es "una venganza" y que ahora además de a ella, Bárcenas ha incluido entre sus objetivos a Rajoy porque le pidió ayuda y ha dejado que vaya a la cárcel. Consideran que ahora va a por el jefe del Ejecutivo y hay quien le reta a sacar todo lo que tiene de una vez por todas porque piensan que ya son demasiados años bajo amenazas.

Este lunes se verá si Cospedal aborda este asunto en rueda de prensa porque no hay prevista reunión del comité de dirección del partido, según las previsiones del PP. Muchos de sus compañeros esperan que salga y dé explicaciones, pero sobre todo que desmienta algunos de los detalles que han salido porque, como resaltan, cada vez queda más tocada la imagen de la formación y de su líder.

Rajoy, dicen sus colaboradores, está preocupado pero con la conciencia tranquila. Fiel a su estilo espera a que amaine la tormenta y a que la actualidad barra este tema por otro. Siempre va buscando ganar tiempo. Y sigue ajustándose a su agenda. Este domingo tocaba hablar de economía y se ciñó a su guion.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?