Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

LA VENTANA LA VENTANA Sigue en vídeo la entrevista a La Maravillosa Orquesta del Alcohol

Cruasanes en horas bajas

Cruasán de mantequilla El pasado 9 de octubre se falló el premio del VI Concurso Mejor Croissant de Mantequilla Artesano de España 2013, organizado por la Escola del Gremi de Pastisseria de Barcelona (EGPB). Un concurso que me gusta porque me parece una manera estupenda de premiar el trabajo bien hecho de unos profesionales que elaboran un producto artesano nada fácil de realizar. Las bases del certamen, de hecho, están claramente definidas y delimitadas para que el producto presentado sea genuinamente artesano y, por supuesto, como grasa solo se puede usar mantequilla. El cruasán no puede estar relleno ni decorado y tiene que tener un peso específico. Si queréis saber con detalle cómo se desarrolló el concurso, os remito al estupendo post escrito por Jose Carlos Capel, miembro del jurado, pero os adelanto que el ganador ha sido la Pastisseria Ochiai de Barcelona. Jordi Morelló y Takashi Ochiai recogen el premio de manos de Joan Turull. Jordi Morelló y Takashi Ochiai recogen el premio de manos de Joan Turull. En cuanto leí las bases del concurso supe que el ganador sería de Barcelona porque los participantes tenían que presentar 12 piezas entre las 9 y las 11 de la mañana y me parece evidente que eso favorece a quien tiene un obrador por la zona. Si no, ya me diréis vosotros cómo una pastelería, por ejemplo, de Madrid, presenta una pieza en condiciones para concursar en Barcelona a esas horas. De eso no tiene la culpa nadie: el concurso lo convoca la EGPB como lo podrían convocar otros.

Pero yo me pregunto: ¿qué pasaría si el concurso se realizase en otra ciudad de España? ¿Cúal sería el nivel de los participantes? Reconozco que esperaba encontrar un nivel más alto en los cruasanes presentados en Barcelona. Sorprende el bajo nivel que dice el señor Capel haberse encontrado en el concurso ya que, en su opinión, de entre todos los presentados solo dos podrían considerarse como "muy buenos". Y esto ocurre en Barcelona, donde hay una gran tradición en pastelería y grandísimos profesionales. No quiero ni imaginar lo que pasaría por Andalucía si se convocase algo parecido.

El otro día me comentaba un pastelero de Málaga, en cuya pastelería se elabora unos de los pocos croissants con mantequilla que se pueden encontrar en la ciudad (y creo que no me equivocaría si dijese que la única), que a algunos clientes no les terminan de convencer sus cruasanes porque dicen que saben demasiado a mantequilla. Como comprenderéis, así no vamos a ninguna parte. Barcelona no solo tiene grandes pastelerías sino también unos ciudadanos que aprecian productos de calidad y que están dispuestos a pagar por ellos.

Cruasanes de premio

En el sur también hay grandes pasteleros y profesionales altamente cualificados pero, por supuesto, se tienen que adaptar a los gustos de la gente y eso, a veces, lamentablemente les lleva a elaborar piezas de escasa calidad, por los ingredientes utilizados. ¡Eso es lo que les demanda la clientela!

No sería mala idea que este concurso se celebrase cada año en una ciudad distinta, así conoceríamos realmente los mejores cruasanes de España. Pero aprovecho para darles mi enhorabuena a la EGPB, por convocar el certamen e incentivar el hecho de que se siga elaborando esta pieza de bollería hojaldrada de manera artesanal, y a la Pastisseria Ochiai por haber ganado el premio. La próxima vez que vaya a Barcelona será visita obligada en mi agenda.

* Imágenes: cortesía de EPGB.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?