Jueves, 02 de Febrero de 2023

Otras localidades

El recuerdo de las bombas en Boston da paso a un maratón con participación récord

Un año después de la tragedia, 36.000 atletas participan en la carrera para luchar contra el miedo y rendir homenaje a los fallecidos en la maratón "más segura del mundo"

Policías ultiman las medidas de seguridad en el maratón de Boston

Policías ultiman las medidas de seguridad en el maratón de Boston / BOSTON GLOBE VÍA GETTY IMAGES

Más de 40 kilómetros de recorrido, 27.000 participantes, miles de espectadores y la maratón popular más antigua del mundo. Cifras e ilusiones que hace ahora un año se rompieron a manos de los hermanos Tsarnaev.

El 15 de abril del año pasado, muchos de los 27.000 participantes de la maratón de Boston no pudieron terminar la carrera y cruzar la meta. Junto a ella, dos bombas de fabricación casera con una olla a presión estallaban y terminaban precipitadamente con la competición y con la vida de 3 personas.

Con el recuerdo de los fallecidos y de los más de 260 heridos, que todavía siguen recuperándose física y psicológicamente, este lunes en Boston volverá a escucharse el pistoletazo de salida para una maratón que, lejos de apagarse, contará con más participantes que nunca.

Un año después de los atentados se ha demostrado una cosa: Dzhokhar y Tamerlan Tsarnaev no han conseguido acabar con el espíritu de la competición. Este lunes participarán 36.000 corredores (9.000 más de lo habitual) y se espera que cerca de un millón de personas animen a lo largo del recorrido de la 118º edición de la maratón de Boston.

Para conseguir que no se hable de nada más que de los ganadores y para que no se enturbien los homenajes a las víctimas, la ciudad ha amanecido totalmente blindada desafiando al terrorismo. 3.500 efectivos policiales vigilarán los 42 kilómetros de recorrido con la ayuda de 10.000 voluntarios y de miembros de los equipos del SWAT de otras ciudades. La extensión del recorrido, tal y como reconocen los organizadores, hace que no puedan asegurar al 100% la seguridad de cada uno de los participantes. Aun así, el gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, ha querido lanzar en declaraciones a la CBS un mensaje de tranquilidad: "Estamos muy alerta, muy dispuestos y podemos asegurar a la gente que será un día de diversión y la ciudad como una caja fuerte". "No quiero tener una carrera a través de una zona militarizada. Así que se trata de lograr un equilibrio y creo que hemos alcanzado ese equilibrio".

Los participantes y espectadores no podrán portar mochilas, solo bolsas de plástico trasparente para ver lo que hay en su interior, y a lo largo de la carrera se pasará por varios controles de seguridad. Todas las medidas de seguridad son necesarias sobre todo teniendo en cuenta que, solo hace cinco días, la Policía estadounidense detonó de forma controlada otros dos explosivos junto a la meta y detuvo a una persona.

Pero este tercer lunes de abril la idea que está en la mente de los participantes no se caracteriza por el miedo, sino por cruzar la meta por aquellos que no lo pudieron hacer en 2013.

Tamerlan Tsarnaev, de 26 años, murió en un tiroteo con la policía cuando intentaban detenerle y después de varios días de investigaciones. Su hermano pequeño, Dzhokhar Tsarnaev de 20 años, se verá las caras con la justicia en noviembre. Se ha declarado culpable de 30 cargos, 17 le llevarán a enfrentarse a la pena de muerte.

Homenajes y recuerdos

El recuerdo de las víctimas se une unirá con lo deportivo en esta 118º edición.

Aunque los homenajes comenzaron en la noche de este domingo, con un rencuentro entre los participantes de otros años y los heridos en los atentados en la línea de meta, para este lunes también se han organizado actos.

A lo largo de toda la jornada, el diario 'The Boston Globe' actuará como intermediario para enviar mensajes de ánimo para los corredores. Con la etiqueta #runnerpride o entrando en su página web, presten crear un muro del recuerdo.

Otra de las iniciativas más llamativas lleva nombre de exposición artística. "Querido Bostón", que se puede visitar en la Biblioteca Pública de Boston desde este domingo, nace como una obra interactiva en la que todo el mundo pude colgar en las ramas de un árbol sus vivencias y homenajes.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?