Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 21 de Agosto de 2019

Otras localidades

'Vacaciones en paz' para niños saharauis

Unos 4.500 niños saharauis pasarán el verano en territorio español

Niños saharauis entrevistados al llegar a España /

El proyecto de cooperación 'Vacaciones en Paz' tiene como fin atraer anualmente a miles de niños refugiados procedentes del desierto del Sahara, para pasar el verano junto a familias de acogida españolas.

Este proyecto tiene sus inicios tras la Marcha Verde, momento en el que el pueblo saharaui se concentra en campamentos de refugiados. Fue entonces cuando se decide llevar a cabo programas de cooperación, no solo desde España sino también desde otros países, para dar ayudar a los niños saharauis y darles la posibilidad de viajar hasta Europa junto a las familias de acogida. Es así como surge 'Vacaciones en Paz'.

La coordinadora estatal de este programa, Ángeles Ariza Núñez, explica que a partir de mediados de la década de los 80, fue cuando empezaron a venir a España estos menores.

Para ello, estos chicos y chicas de entre 9 y 12 años deben cumplir los requisitos de haber tenido un buen comportamiento, notas altas y haber aprovechado el curso en sus escuelas.

Tras llegar a territorio español, los menores saharauis tienen la posibilidad de disfrutar de aquello que no poseen en sus hogares habituales, algo tan común como el uso de un grifo, agua caliente, ir a una piscina o usar un simple interruptor, se convierten en acciones totalmente novedosas para estos niños que con ilusión, se desplazan para conocer la cultura española y recibir el cariño de quienes les acogen.

"Asociaciones, ayuntamientos e instituciones locales fueron poco a poco uniéndose para colaborar con el proyecto", afirma Ángeles.

 

Familias españolas abrazando a los niños saharauis recién llegados

Esta actividad resulta beneficiosa tanto para los menores que llegan con alegría a España, como para aquellas familias que les reciben con los brazos abiertos durante el período estival, ya que implica una nueva experiencia para ambas partes de la que poder aprender y disfrutar.

Hay quienes pueden pensar que el contraste existente entre la vida en el Sáhara y la vida en España puede suponer un cambio brusco en los menores, pero esto "para nada es algo negativo", según sostiene la coordinadora del programa. "Gracias a esta campaña los niños pueden hacer uso de campañas de vacunación y atención medica", algo que sólo puede ir en beneficio de ellos. Además, añade, "son niños que vienen de un buen entorno familiar pero no niños abandonados, vienen de un ambiente de cariño en el que se desarrollan."

Es cierto que en el Sahara viven en condiciones muy distintas a las que hay en España, pero según Ángeles Ariza, "solo puede ser negativo en el sentido de que el menor se haya peleado con los otros niños de la familia o que no le guste la comida que recibe en el hogar, pero como en todos los viajes puede ocurrir." Y continúa, "ellos se encuentran con otro entorno pero es como cuando mandamos aquí a nuestros hijos de campamento."

Las familias que deseen participar en este programa tienen que contactar con las 'Asociaciones de Amistad con el Pueblo Saharaui'. Tras esto, han de acudir a reuniones y entrevistas, en las que se les explica cómo son estos niños, saber que no van a adoptar a estos menores, sino sólo acogerlos durante el verano, entre otras cosas. De este modo, la familia tendrá que estar informada de antemano de todos los aspectos.

Se calcula que este año serán cerca de 4.500 menores saharauis los que pasen las vacaciones de verano en España. Los campamentos de refugiados se sitúan en el Sahara Occidental. El estado en el que se hallan es bastante precario, debido a la ausencia de luz eléctrica, agua y otros muchos elementos básicos para la vida cotidiana. Las condiciones de vida son muy distintas a las españolas, pero esto no implica que los niños estén mal cuidados, sino que reciben el cariño de sus familias. "Son niños con padre y madre, durante su estancia en España, la familia está informada en todo momento de su estado", dice la coordinadora de 'Vacaciones en Paz'. La diferencia radica en que "por las tardes los niños allí pueden estar cuidando el ganado, y aquí sin embargo van al Carrefour", afirma aludiendo a las diferencias en el nivel de vida.

Es por ello que la llegada a España de estos menores puede suponer un cambio para ellos, pero esto "es sin duda algo positivo", que reciben cargados de ilusión. Entre las familias de acogida y estos pequeños se forma "algo más que un vínculo", expresa Ángeles. "Se acaban convirtiendo en su familia, sobre todo si el mismo niño acude varias veces a la misma." Finalmente, acaban siendo "parte de la familia".

La buena noticia: La primera residencia para mayores LGTB

La buena noticia: Reabre el Museo Arqueológico Nacional

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?