Domingo, 20 de Septiembre de 2020

Otras localidades

El Supremo condena a dos años de cárcel a un mosso por fingir una multa

El agente lo hizo como venganza por una discusión de tráfico. Ahora el Supremo le condena a dos años de cárcel y a pagar una multa de 2.700 euros

El Alto Tribunal discrepa de la Audiencia de Barcelona y considera que aunque el delito se cometió cuando el mosso no estaba en horas de servicio debe considerarse que el miembro de la policía catalana emitió la multa falsa dentro del ejercicio de sus funciones como agente de la autoridad. Por ello el Supremo anula la sentencia de la justicia catalana y aumenta su condena.

El Tribunal Supremo ha aumentado la condena a un mosso de escuadra por un delito de falsedad en documento oficial. El agente puso una multa falsa en el año 2007 para vengarse por una riña de tráfico antigua que había tenido con un conductor. Los magistrados del Supremo consideran que el delito fue cometido durante el ejercicio de sus funciones.

El supremo con esta interpretación provoca un aumento en la condena al funcionario público. De la pena de año y diez meses de prisión que le impuso la justicia catalana se pasa a los dos años de cárcel que establece el Supremo. Además la multa también se incrementa en novecientos euros y tendrá que pagar tres mil euros como sanción.

La fiscalía pidió al Supremo que considerase que el delito se había cometido cuando el funcionario ejercía sus funciones y el Alto Tribunal acepta esta interpretación.

Dicen los magistrados que "el hecho de que el acusado no estuviese de servicio en la hora que consignó la denuncia resulta irrelevante" y añade como en otras sentencias anteriores que el comportamiento delictivo estuvo "directamente relacionado con el ejercicio de las funciones de Guardia Civil de tráfico que corresponden al acusado".

Discusión en un centro comercial

Los hechos ocurrieron en 2007, cuando el mosso tuvo una riña por un asunto de tráfico en un aparcamiento de un centro comercial de Mataró (Barcelona). El agente se vengó de la víctima poniéndole una multa a sabiendas de que la infracción era injusta. El funcionario público aprovechó su condición de agente de la autoridad y se inventó que el hombre con el que había discutido circulaba por una autopista hablando por teléfono.

Demoras en el proceso

El mosso de Escuadra interpuso un recurso ante el Supremo en el que formulaba varios motivos por los cuales no estaba de acuerdo con la sentencia de la Audiencia de Barcelona. El agente considera que se habían producido retrasos en el proceso y el Supremo le da razón.

El Alto Tribunal considera que la causa se demoró durante seis años lo cual califican de "claramente excesivo" y "desproporcionado" teniendo en cuenta que el asunto era "muy sencillo", dicen los magistrados en la sentencia. Por este motivo el Alto Tribunal considera que debe rebajarse la pena al apreciar que el pleito ha durado demasiado tiempo. Un atenuante que disminuye la pena al agente aunque en el total de la sentencia la pena al funcionario se queda en 2 años de cárcel.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?