Miércoles, 02 de Diciembre de 2020

Otras localidades

EGM EGM La SER lidera 2020 con su mejor resultado en tres años

Senegal: de norte a sur en un sept-place

Senegal: de norte a sur en un sept-place

En el extremo más occidental del continente africano, justo debajo de donde las arenas del gran desierto del Sáhara van a morir dando paso a un paisaje árido y polvoriento, se localiza uno de los países menos presuntuosos y más sorprendentes de África: Senegal.

Sin grandes parques de fauna salvaje como los de Kenya o Tanzania, sin junglas impenetrables como las del Congo, sin reservas petrolíferas como las de Angola o Nigeria, sin minas de diamantes como las de Sudáfrica, sin coltán que exportar, sin montañas altas, sin ni siquiera tener un tamaño demasiado extenso…; a Senegal no le hace falta destacar por nada en particular.

La bien llamada “Puerta de África” se define en sus pequeños detalles: en sus baobabs, en la sonrisa de los cientos de niños que uno encuentra a su paso, en la hospitalidad de sus gentes, en las coloridas piraguas de sus pescadores, en sus míticos taxi-brousses, en sus cervezas Gazelle, en los llamativos vestidos de sus mujeres y en sus eternos atardeceres africanos.

Taxi brousse

Senegal es un todo, y así hay que verlo. El mejor de los principios para engancharse a la parte más hermosa de nuestro planeta: el África negra. Os invito a subiros en uno de sus destartalados sept-place, los viejos Peugeot de siete plazas que hacen las veces de transporte público a lo largo y ancho del país, para conocer algunos de los rincones más interesantes que se pueden ver en este paraíso negro.

Saint Louis, la mejor herencia del colonialismo francés

Nuestro recorrido empieza en el norte, la zona más árida del país. Saint Louis es la ciudad de mayor peso histórico de esta parte del continente. Fundada en 1659 en la desembocadura del río Senegal por un grupo de comerciantes franceses, es junto a la isla de Goreé y la Mezquita de Touba la visita cultural de más importancia del viaje.

Saint Louis

Los viejos y desvencijados edificios de estilo francés evidencian un pasado colonial que dejó un legado arquitectónico muy rico que queda patente en cada rincón del corazón de la ciudad –la isla de N´Dar- y en el pont de Faidherbe, un puente metálico diseñado por Gustave Eiffel que data de 1897.

Además, desde aquí se puede realizar una excursión a uno de los humedales con más variedad de aves del mundo, el Parc National des Oiseaux du Djoudj, que hará las delicias de los ornitólogos y los amantes de la observación de aves.

Dakar: la ciudad de los sentimientos encontrados

A menos de cuatro horas dirección sur llegamos a Dakar. La capital de Senegal suele despertar sentimientos encontrados, en un primer vistazo puede resultar difícil de digerir la mezcla entre el urbanismo europeo y la arraigada tradición africana. Sin embargo, cuando se la consigue tomar el pulso resulta una ciudad muy agradable que cuenta con mercados encantadores, playas soleadas y pintorescas barriadas de humildes pescadores como la de Yoff. ¡¡Ahhhh!!, y todo esto obviando su animada vida nocturna.

Marche Sandanga

Asimismo, a escasos 30 minutos en ferry se localiza la isla de Goreé, también conocida como la “isla de los esclavos” ya que desde este lugar partieron numerosos barcos negreros con destino a América. Se trata de una visita muy emotiva que sirve para recordar los errores del pasado a la vez que se disfruta de una arquitectura colonial perfectamente conservada.

Continuando hacia el sur dirección Gambia se van dejando algunas poblaciones de interés como Mbour, que bien merece una visita para ver la llegada de las piraguas cargadas de pescado cuando cae la tarde; y Joal-Fadiouth, una doble población unida por un puente. A Fadiouth (la parte insular) se la conoce como la “isla de las conchas”, ya que según la leyenda sus habitantes crearon este islote a base de arrojar conchas al mar en el mismo lugar siempre. Es el sitio indicado para comprobar la perfecta armonía en la que conviven cristianos y musulmanes en un mismo pueblo.

La belleza del Sine Saloum

Siguiendo dirección Gambia llegamos a Toubacouta, un campamento base ideal para explorar uno de los parques nacionales más bellos de Senegal: el Sine-Saloum.

Sine-Saloum

Se trata de un grandioso delta dividido en decenas de ramificaciones e islitas que han formado los ríos Sine y Saloum al desembocar en el Atlántico. El área es un enorme lodazal en el que han proliferado juncales, lagunas y marismas.

Una opción muy recomendable desde Toubacouta es realizar una excursión en piragua navegando entre manglares para visitar alguno de los numerosos islotes que hay en la zona, como por ejemplo Sippo, una curiosa islita gobernada por una anciana muy hospitalaria. Un atardecer en Sippo puede suponer captar una de las mejores estampas de Senegal.

Casamance: Senegal en verde

Tras cruzar Gambia se llega a la Casamance, la región más convulsa de Senegal –el último tercio del siglo XX estuvo marcado por sus ansias independentistas-, y también la más diferente en cuanto a paisaje. Las pistas rojizas, los caminos polvorientos y el secarral que caracterizan a la mitad norte del país se tornan en un paisaje verde, de abrupta vegetación y donde el caudal del río Casamance irriga toda la región. Abundan los pantanales, los estuarios, los canales, los meandros y las pequeñas islas, como es el caso de Carabane.

Isla de Carabane

Carabane está situada en la misma desembocadura del río Casamance, es un auténtico paraíso de pequeñas playas con palmeras y donde el mangle es la vegetación predominante. Los diola son la etnia que más abunda y resulta especialmente interesante tratar de conocer sus extrañas costumbres animistas y su fervor por los fetiches, algo que se puede observar de primera mano en la vecina isla de Hitou  (“La isla de los Fetiches”), donde la superstición y los ritos más ancestrales se mezclan con las creencias islámicas.

Las tribus del País Bassari

Virando el rumbo hacia el extremo sureste del país se localiza el último reducto de Senegal dónde se han preservado una parte de la auténtica identidad africana, el País Bassari. Se trata de la parte más tribal de Senegal y es el lugar donde podemos encontrar algunas de las etnias autóctonas del país viviendo en su forma más tradicional. Aquí se encuentran los peul, los bedik, los fulani, y, como no: los bassari. El trekking que va desde la aldea de Ibel (abajo) hasta Iwol (arriba) es una obligación en todo viaje a Senegal.

Iwol

Iwol está encaramada en lo alto de una montaña y es, sin lugar a dudas, la aldea de más belleza de Senegal. Sus rudimentarias chozas de paja y adobe trasladan al visitante al principio de los tiempos del continente africano, y aún hoy no hay que olvidar llevar con uno mismo una nuez de kola para ofrecer a Jean Baptiste, el líder de la aldea.

Precisamente en Iwol, desde las alturas más elevadas de Senegal, finalizamos nuestro recorrido observando a lo lejos el tupido paisaje guineano. Senegal es solo el principio de un gran continente por descubrir, la mejor de las puertas para entrar en África.

___________________________________________________________________________

* Si quieres hacer un viaje similar por tierras senegalesas con un guía local, o tienes alguna duda sobre itinerario, visado, vacunas, etc., no dudes en contactarme. Carlos de Alba.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?