Tribunales
OPERACIÓN PÚNICA

Marjaliza gastó millones en estilográficas y relojes exclusivos

Una pluma Montblanc le costó 700.000 euros. Esta empresa llegó a organizar una exposición en Madrid con la colección del ‘conseguidor’ de la Púnica

Francisco Granados y David Marjaliza, fotografiados juntos. / INTERVIÚ

Madrid

El nivel de vida de David Marjaliza, uno de los cabecillas de la trama Púnica junto a su socio, el exconsejero de Presidencia de Aguirre, Francisco Granados, deja estupefacto a cualquiera al escuchar los interrogatorios practicados por el juez Velasco.

Uno de los más reveladores es el testimonio del joyero del conseguidor, Juan José Sánchez, quien desvela que entre 2003 y 2007 gastó “millones” en “muchísimas” plumas Montblanc de serie limitada. Plumas de colección de “200.000, 300.000 y hasta 700.000” euros, en palabras del joyero, que Marjaliza pagaba “siempre mediante transferencia pero a veces al contado y otras a plazos de 20.000 ó 25.000 euros al mes”.

'El señor David Marjaliza me pidió relojes de Rolex, Maserati, Maranello'

00:23

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/000WB0994920150430185802/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

El número y calidad de las plumas Montblanc de Marjaliza fue tan importante, que esta empresa incluso organizó una exposición en Madrid “con su colección”.

'Montblanc me propone ceder la colección de Marjaliza para una exposición'

00:23

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/000WB0994920150430190356/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

También relojes

El joyero del conseguidor, Juan José Sánchez, también revela que Marjaliza era un habitual comprador de relojes exclusivos como Versace, Panerai o Cartier, valorados en más de 300.000 euros.

Más información

El juez presenta al joyero durante el interrogatorio facturas por más de un millón de euros al año de Marjaliza en su establecimiento. Juan José Sánchez dice que a partir de 2007, bajó de forma drástica el gasto del ‘conseguidor’ de la Púnica en su joyería, pero Eloy Velasco le evidencia que “en plena crisis”, hasta el año 2011, hay facturas de Marjaliza en su joyería por “219.000, 360.000 y 786.000 euros”. El joyero no recuerda estos últimos abonos y se compromete a revisar la facturación y remitir los documentos al juzgado.

Marjaliza “era un fantasma”

Los pagos siempre tenían lugar a través de empresas de Marjaliza, y muchos de ellos por medio de la misma sucursal de Ibercaja en Valdemoro. Del contacto personal con el joyero, según su declaración, siempre se encargaba la secretaria personal y testaferro del ‘conseguidor’, Ana Ramírez, imputada y en prisión provisional como su jefe desde el pasado mes de octubre por estos hechos. “No se podía ver al señor Marjaliza” que era “un fantasma” según Sánchez.

Billetes de 500 para que cupieran en la caja de seguridad

Del testimonio del joyero se entiende por qué los muy ricos tienen su dinero en metálico en billetes de 500. La fiscal le interroga por qué tenía casi 300.000 euros en billetes de ese gran formato en un depósito bancario, cuando son difíciles de utilizar para la circulación normal, y el joyero contesta que “las cajas de seguridad” de los bancos son muy pequeñas, y así caben mejor. “Ya lo pudieron ver sus compañeros” –dice el joyero en referencia a los agentes que abrieron su caja-, “estaba hasta arriba y no cabían más”.

'Si sus compañeros estuvieron en la apertura, había una caja y estaba hasta arriba'

00:25

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/000WB0863320150430190224/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad