Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 13 de Diciembre de 2019

Otras localidades

A falta de promoción (y canción), Edurne se vuelca en la puesta en escena

Primer ensayo satisfactorio de la representante española que ya se encuentra en Viena

Edurne, representante de España en Eurovisión, durante su primer ensayo hoy en el escenario Wiener Stadhalle de Viena / ()

No es difícil mejorar el plan de promoción que Edurne ha seguido desde que se anunció que ella representaría a España en Eurovisión hasta su llegada a Viena este pasado sábado.

En España se pueden contar con los dedos de una mano las actuaciones de Edurne con 'Amanecer' -tema elegido para Eurovisión-, la mayoría en programas de TVE de bajísimas cifras de audiencia. Tampoco ha habido una omnipresencia de la cantante madrileña en medios de comunicación en las semanas posteriores al anuncio de su elección.

Es decir, que a cinco días de la final de Eurovisión 2015, el gran público poco o nada puede conocer de la apuesta española para esta edición. Tampoco se le han dado excesivos motivos al público eurofan para creer en las posibilidades de España y conocer la evolución del trabajo de Edurne, que sí ha sido intenso en estos meses. Los fans españoles de Eurovisión han perseguido la escasa y muy dosificada información que ha ido apareciendo en torno a la candidatura española: fotografías, videoclip y algún acto como el de la presentación de 'Amanecer' como tema oficial de La Vuelta 2015

Y si en España la promoción de 'Amanecer' se ha limitado a cumplir las mínimas exigencias, pasando los Pirineos ha sido totalmente inexistente. Es ahora, en la frenética semana eurovisiva cuando los eurofans extranjeros están conociendo más de Edurne y su propuesta.

Con una promoción floja y con un tema musical que sigue sin la aprobación total de fans y crítica especializada, la puesta en escena es la gran baza de Edurne y su equipo para este festival; una variable en absoluto desdeñable dado el marcado carácter televisivo de Eurovisión.

Primer ensayo, aprobado con buena nota

Este domingo ha tenido lugar el primer ensayo oficial de Edurne sobre el escenario del Stadhalle Wiener de Viena. La organización del festival ha permitido ver partes de ese ensayo y la cobertura de TVE en su plataforma digital ha facilitado a los fans de Eurovisión un satisfactorio seguimiento de las primeras horas de la cantante en Viena.

Por lo que se ha podido ver en este primer ensayo -el miércoles tendrá lugar el segundo, más completo, y el viernes el gran ensayo general-, la puesta en escena de 'Amanecer' es visualmente potente y televisivamente atractiva. Es decir, es la gran baza española.

Mucho y muy bien ha sido lo que ha aportado Gestmusic (productora encargada de formatos como 'Operación Triunfo' o 'Tu cara me suena') a la puesta en escena de Edurne. Tinet Rubira, director de la escenografía, y Myriam Beneditel, coreógrafa, han elevado de nivel lo que hasta ahora se había visto de 'Amanecer'.

Una actuación que aprovecha el escenario, que apuesta por la espectacularidad y la sorpresa y que contribuye a la narración del tema musical. Se adapta a la perfección a las características de Edurne sobre el escenario, siendo elegante y sin excentricidades.

Positiva es la seguridad con la que Edurne hace suyo el suelo que pisa y con la que controla dónde está cada cámara para favorecer en todo momento su tema a cantar. Tablas que Edurne ha ido adquiriendo a lo largo de su carrera musical y de las que no pueden presumir todos los candidatos a la victoria final en Viena.

De lo que sigue adoleciendo este 'Amanecer' es de fuerza y de naturalidad. Ni con la potentísima puesta en escena. Edurne interpreta musicalmente, pero flaquea cuando ha de dar vida a la historia que cuenta su canción. Sus movimientos se perciben excesivamente mecanizados y cándidos incluso en los momentos de mayor exposición de la canción.

Restan cinco intensos días para que se celebre la gran final de la 60 edición de Eurovisión. Tiempo en el que Edurne podrá pulir estos aspectos interpretativos de la canción y en el que tendrá que volcarse con la promoción internacional a la vez que tiene varios actos con TVE destinados a la promoción nacional.

En Eurovisión, como en cualquier espectáculo televisivo, la seducción se alza por encima de cualquier variable. Seducir desde la realización, desde el vestido elegido o la coreografía pautada. Seducir con la mirada en cámara o con un tema musical arrollador. Y, seducir, sobre todo, habiéndose ganado al público. Edurne tiene cinco días para conseguirlo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?