Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 15 de Noviembre de 2019

Otras localidades

La quimioterapia triplica el riesgo de complicaciones cardiovasculares

Los tratamientos oncológicos tienen una ‘cardiotoxicidad’ que deber ser vigilada por los cardiólogos, según advierten los expertos en cardiología y oncología

No es la primera vez que los expertos advierten de que los tratamientos oncológicos son ‘cardio-tóxicos’, pero sí es la primera vez que expertos de todo el mundo se reúnen para hablar de este asunto.

Lo han hecho en Madrid, en el primer Simposio Internacional de Cardio-Oncología, organizado por la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y Fundación Española del Corazón (FEC) junto con la Fundación Ramón Areces y la participación de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Su objetivo es entender ¿por qué los pacientes oncológicos acaban falleciendo por motivos cardiovasculares?

La explicación está en la quimioterapia. Los expertos coinciden en que este tratamiento, de por sí, es un factor de riesgo cardiovascular.

Su impacto es más que evidente. Entre un 10 y 30% de los pacientes que son tratados con ‘antraciclina’ (uno de los antibióticos más comunes que se utilizan en la quimioterapia) acaban sufriendo una insuficiencia cardiaca.

De hecho, según advierten estas sociedades científicas “la mortalidad cardiovascular es actualmente la causa más frecuente de defunción en pacientes que sobreviven a un cáncer de mama o a un linfoma”.

Lo avala un dato, “la miocardía por antraciclinas tiene una mortalidad que alcanza el 60% en dos años”, según la American College of Cardiology Foundation. Por eso, la advertenicia es clara, “el tratamiento oncológico (tanto la quimioterapia como la radioterapia) triplica el riesgo de sufrir alguna complicación cardiovascular", según se ha alertado en este simposio.

“La idea no es asustar al paciente. La idea es que [los pacientes] deben entender que durante su tratamiento del cáncer, usted no puede descuidar el control de su tensión. Tener un estilo de vida sano [durante el tratamiento contra el cáncer], favorece que tengan un menor riesgo cardiovascular”, ha explicado la doctora Teresa López del Servicio de cardiología del Hospital Universitario La Paz de Madrid y coordinadora de este simposio.

Para que los pacientes entiendan ese mensaje, es clave que los propios médicos estén sensibilizados con este tema. Y no lo están. La coordinación ahora mismo entre cardiólogos y oncólogos no es la deseada, no es óptima, tal y como reconocen los propios profesionales.

Una muestra de esta descoordinación es que en España “solo existe una única Unidades de Cardio-Oncología en todo el país”, está en el Hospital de La Paz, “mientras que en EEUU la mayoría de los Servicios de Oncología disponen de cardiólogos especializados en el tratamiento de los pacientes con cáncer”, según advierten estas sociedades médicas.

Que existan esas unidades es clave para conseguir el objetivo de “alcanzar la mayor tasa de curación o remisión con el menor número de efectos cardiovasculares adversos y sin necesidad de suspender el tratamiento oncológico”.

Los profesionales admiten que "estamos ante un reto", porque no hay que pasar por alto que "un 20% de estos pacientes tiene que suspender el tratamiento por problemas cardiovasculares, empeorando su pronóstico oncológico".

Por eso, inciden en la importancia de que los profesionales se sensibilicen en este problema para buscar todas las opciones viables para "mitigar esta amenaza".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?