Tribunales

El Tribunal de Cuentas destapa múltiples irregularidades en el tranvía de Parla

El anteproyecto de informe del órgano fiscalizador reconoce que el Ayuntamiento pagó el coste y que el Consorcio Regional de Transportes licitó y adjudicó las obras

Tomás Gómez y Rodríguez Zapatero, en primer plano, el día de la inaguración del Tranvía de Parla. (EFE)

Madrid

El Tribunal de Cuentas ha concluido el informe sobre la construcción del tranvía de Parla. Un demoledor documento de 100 páginas que destapa irregularidades antes, durante y después de las obras de esta infraestructura que pagó el Ayuntamiento y que licitó y adjudicó el consorcio regional de transportes dependiente de la Comunidad de Madrid.

Antes de las obras, el informe asegura que ninguna de las alternativas que se barajaron por el Ayuntamiento y el consorcio regional de transportes "preveía la construcción de un tranvía" pero que el consistorio optó por esta solución "sin que conste la existencia de estudios previos en los que se analizará este frente a otros medios de transporte alternativos lo que evidencia una insuficiente planificación". El órgano fiscalizador apunta, además, que al haberse encargado dos estudios de viabilidad del proyecto pudo haberse incurrido en un "fraccionamiento" del contrato. El proyecto se llevó a cabo "sin atender a la situación del Ayuntamiento de Parla y al margen de los principios de equilibrio presupuestario de la entidad".

Modificaciones presupuestarias "cuestionables"

En la construcción de las obras, dice el documento, que la primera fase fue aprobada por el Ayuntamiento pero no por el consorcio, mientras que la segunda sí que se aprobó por ambas administraciones pero con la absoluta disconformidad con el presupuesto. Una disconformidad sobre la que nada más se supo. Las irregularidades más llamativas se encuentran en este punto. La empresa contratista tenía la obligación de seguir los trabajos e informar de las modificaciones que supusieron un sobrecoste de la obra que pasó de 93 millones de euros a 129 millones, cosa que no hizo. Además, estas modificaciones no se debieron en la mayoría de los casos a "necesidades nuevas e imprevistas sino a imprecisiones del proyecto original con lo que el concesionario debería haber respondido de los defectos del proyecto de construcción que le fueran imputables".

De hecho, continúa el documento, "algunas de esas obras como el agua reciclada, mobiliario urbano y elementos ornamentales, no estaban previstas en el proyecto inicial y su relación con el objeto del contrato era cuestionable". Las modificaciones del proyecto, concluye el órgano fiscalizador en este apartado, "fueron aprobadas por el Ayuntamiento de Parla al que correspondía únicamente la aprobación del gasto y no por el órgano de contratación que era el Consorcio Regional de Transportes".

Después de las obras las arcas municipales no pudieron hacer frente a los pagos y el informe refleja que no se ha podido disponer "crédito suficiente en ningún ejercicio para poder hacer frente a los compromisos adquiridos". El Tribunal de Cuentas ha enviado el anteproyecto al Ayuntamiento de Parla para que presente las alegaciones que considere oportunas.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad