Sociedad
Según varias fuentes, por razones de seguridad

España cierra el 'corredor sanitario' con Libia para atender heridos de guerra

Según han explicado a la SER fuentes de la embajada de Libia, España no está concediendo los visados para que los heridos de guerra libios puedan ser atendidos en nuestro país. Fue el acuerdo que el gobierno español cerró con este país en guerra, hace ya cuatro años

Douda, es uno de los heridos libios atendidos en España, perdió la vista por culpa de una bomba / Javier Bañuelos

Madrid

Desde hace cuatro meses, España ha 'cerrado' temporalmente el grifo diplomático desde Libia. Según han explicado a la Cadena SER desde la embajada de Libia en Madrid, desde julio España ya no concede a los heridos de guerra libios los visados nacionales, que hasta ahora sí expedían desde la embajada española en Túnez (desde que empeoró la guerra, España ya no tiene embajada física en Libia).

La decisión del Gobierno de bloquear temporalmente este 'corredor sanitario' está "impidiendo que un buen número de los heridos puedan ser atendidos en España", según aseguran fuentes diplomáticas libias.

"Tenemos capacidad para asistir a 200 heridos en España, pero actualmente sólo estamos tratando a seis", explica a la SER un funcionario de la embajada de Libia, "no podemos traer a más porque España, desde hace meses no da visados nacionales", añade.

Ese documento era indispensable para que estos heridos pudiesen venir a nuestro país para ser curados.

"Por temor a que lleguen yihadistas"

La Cadena SER se ha puesto en contacto con la Oficina de Información Diplomática (OID) del Ministerio de Exteriores, no desmienten a la embajada de Libia. Pero oficialmente se limitan a aclarar que "todos aquellos libios que cumplan con los requisitos del territorio Schengen, podrán recibir con normalidad sus visados".

Aunque desde el Ministerio de Exteriores español no aclaran si hay algún motivo para tener suspendida la concesión de estos visados, varias fuentes consultadas por esta emisora aseguran que el bloqueo de estos visados se debe a "razones de seguridad".

Según estas fuentes consultadas por la SER, la policía española maneja varios informes que alertan del riesgo de que puedan llegar yihadistas procedentes de Libia.

Acuerdo bilateral

En 2011, al igual que otros países como Alemania o Italia, España también llegó a un acuerdo con Libia para atender a los heridos que está dejando la guerra civil que divide a Libia en dos bandos, desde hace cuatro años. Desde entonces, casi 800 heridos han sido atendidos en España, según los datos aportados por la embajada de Libia.

El coste íntegro de esos tratamientos (algunos casos muy graves) los asume directamente la embajada de Libia, a través del Comité de Heridos Libio que recibe un presupuesto que del Ministerio de Salud libio (ahora mismo bajo el gobierno de Tobruk).

Hay libios que se quejan de que su embajada solo está gestionando la llegada de heridos de uno de los bandos, los que luchan para el General Hafter que defiende el gobierno de Tobruk, el que por ahora cuenda con la legitimidad de los países europeos.

Cada paciente tiene asignado un fondo, "el tope está en 250.000 euros", aseguran las fuentes diplomáticas.

Douda, perdió la vista en la guerra de Libia

En 2011, cuando España empezó a recibir a los primeros heridos, la embajada de Libia se llegó a gastar hasta un millón de euros al mes en atender a los pacientes. La guerra sigue dejando nuevos heridos, pero el presupuesto se está reduciendo. El pasado año, "invertimos cerca de 7 millones de euros", admiten desde la embajada.

¿Dónde son atendidos?

Todos los heridos reciben asistencia médica en hospitales privados. Ese es el acuerdo que se cerró con España. La mayoría de los paramilitares libios han recibido atención médica en centros de la multinacional IDC SALUD (primero fue en los hospitales Quirón, hasta que fue comprada por la antigua CAPIO).

Los casos más graves fueron derivados al Hospital General de Catalunya. Por allí han pasado casos de extrema gravedad. "Una vez trajimos a un policía que había recibido un disparo en la columna", según relata una fuente de esta multinacional sanitaria, "también tratamos un herido con metralla en la pleura del corazón, en aquella ocasión nuestro avión medicalizado tuvo que volar a baja altura para que la presión no le afectase".

Hasta la fecha, la mayoría de los heridos que acuden a España tienen alguna lesión de la vista. Como por ejemplo, Douda, vino a España en 2011. "Por culpa de una bomba perdí un ojo", según ha relatado a la SER, y ahora después de cuatro años de tratamiento está a punto de quedarse ciego definitivamente.

En su caso, la embajada todavía le está costeando el tratamiento. Pero ya no recibe la paga mensual de 1.500 euros que le daba su embajada (también le cubrían el alojamiento, transporte, traductor y medicamentos).

Como este joven libio, hay otros dos casos más. Heridos que han tenido que dejar el tratamiento sin terminar porque la embajada ya no se lo paga. "No podemos seguir asumiendo su mantenimiento", aseguran los diplomáticos libios, "después de cuatro años de tratamiento ya no podemos hacer más, hay otros heridos que también deben ser tratados.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad