Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 26 de Mayo de 2020

Otras localidades

ENTREVISTA ENTREVISTA La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, en 'Hoy por Hoy'

Primer juicio por violaciones sistemáticas contra mujeres indígenas

El caso de las mujeres indígenas de Sepur Zaco, una comunidad situada al noroeste de Guatemala, llega a la Corte judicial hoy con la presencia de las afectadas, muchas de ellas ancianas, prestando testimonio sobre los abusos que cometieron 36 años de dictadura con ellas

Mujeres mayas de Guatemala denuncian los abusos cometidos contra ellas por la dictadura

Mujeres mayas de Guatemala denuncian los abusos cometidos contra ellas por la dictadura / cristina Chiquin

La historia de Guatemala esta marcada por un largo y doloroso conflicto armado que ha durado casi 36 años, durante los cuales el Estado violó sistemáticamente los derechos de la población Maya, según consta en el Informe de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico de Violaciones de los Derechos Humanos en Guatemala.

Mas del 80% de esas violaciones se cometieron contra el pueblo Maya. Las mujeres especialmente afectadas por el conflicto, fueron especialmente afectas por abusos y exclavitud sexual. Muchas tienen hoy mas de 50 años y sufren los trastornos severos del estrés postraumático tras recoger y documentar su testimonio. La “Alianza Rompiendo el Silencio y la Impunidad” formada por varias asociaciones, ha trabajado conjuntamente desde el año 2009 para acompañar al as mujeres y seguir el caso.

El caso de Sepur Zarco es una comunidad que se encuentra al norte de Guatemala y el que ahora sea juzgado puede sentar precedencia. Allí hubo destacados 6 operativos militares con fines de exterminio y tortura. En el 1982, el ejército capturó a los hombres Mayas de la comunidad y las mujeres al quedar solas y viudas muchas de ellas fueron sometidas al a esclavitud doméstica, violencia sexual y esclavitud sexual. Los abusos fueron cometidos por miembros del ejército de Guatemala durante 6 meses consecutivos, durante los cuales las mujeres hacían turno cada tres días para cocinar, limpiar los uniformes militares siendo violadas en repetidas ocasiones de forma individual y colectiva. Algunas de ellas describieron que fueron inyectadas y obligadas a tomar medicinas anticonceptivas para evitar embarazos.


Tras organizar un Tribunal de Conciencia contra la Violencia Sexual en el año 2010 las mujeres indígenas decidieron llevar el caso ante la justicia ordinaria y presentaron una querella en el año 2011. Este caso es el primero en llegar a las instancias judiciales a nivel nacional por delitos de trascendencia internacional contra mujeres.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?