Internacional
caso Böhmermann

Alemania autoriza abrir un proceso contra un cómico crítico con Erdogan

La decisión daña la imagen del país centroeuropeo como baluarte de la libertad de expresión en un momento en el que Berlín depende de Ankara para llevar a buen puerto la gestión de la crisis de refugiados

Merkel ha anunciado que el artículo en base al que se sentará al showman ante la justicia será suprimido en 2018

Jan Böhmerman, el cómico autor de un "poema injurioso" contra Erdogan. / EFE

Alemania claudica ante Erdogan y autoriza abrir un proceso judicial contra Jan Böhmerman, el cómico que el pasado 31 de marzo leyó en la televisión pública un “poema injurioso” contra el presidente turco.

Más información

A la una de la tarde, en una declaración institucional extraordinaria realizada en la Cancillería Federal, Angela Merkel comunicaba la decisión del gobierno de dar luz verde al procedimiento. Con rostro serio, la mandataria justificaba su decisión alegando que el Estado de Derecho no es una cuestión que atañe al gobierno, sino a fiscales y tribunales, quienes son los responsables de deliberar sobre el derecho de las personas afectadas y los asuntos referidos a la libertad de prensa y del arte.

“La justicia debe tener la última palabra”, sentenció Merkel para después mostrar su preocupación por la situación que atravesaban los medios de comunicación y determinados periodistas en Turquía.

El poema en cuestión no escatimaba en atributos ofensivos contra el presidente Erdogan, de quien se decía que le gustaba mantener relaciones sexuales con cabras, machacar a los kurdos, pegar a los cristianos y ver pornografía infantil.

El “caso Böhmermann” se ha convertido en un asunto de Estado que ha puesto a Merkel entre la espada y la pared, obligando a su gobierno a elegir entre la defensa de la libertad de expresión y las buenas relaciones con Erdogan en un momento en el que Alemania depende de Ankara para llevar a buen puerto la crisis de refugiados.

La decisión que este viernes se ha comunicado era esperada desde hace días en Alemania, donde el caso ocupa portadas y minutos de emisión a todas horas. Desde el lunes, altos funcionarios del Ministerio de Exteriores, de Justicia, Interior y de la Cancillería han estudiado el caso para determinar si se había cometido un presunto delito de injurias contra un gobernante extranjero.

Lo hacían en base a una petición formulada por Ankara en base al artículo 103 del Código Penal alemán que contempla el enjuiciamiento de una persona por insultos a un jefe de Estado extranjero siempre que así lo solicite el ejecutivo del país afectado y sea autorizado por el gobierno germano.

Lo curioso de la situación es que Merkel, al tiempo que autoriza abrir un proceso que podría costarle al cómico alemán una pena de hasta cinco años de cárcel, anuncia que el artículo en virtud del cual se abre el caso será abolido en 2018.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00