Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

García-Margallo espera que la bandera española en Gibraltar esté más cerca

García-Margallo ha señalado que la aplicación de la fórmula de cosoberanía para Gibraltar con estas condiciones es una opción que cabe ya en la redacción actual de la Constitución española

García-Margallo ha defendido que, tras la salida de Reino Unido de la UE, la UE ha de dar un "salto adelante" hacia los Estados Unidos de Europa / ()

El Gobierno español ha concretado este viernes su oferta de cosoberanía para Gibraltar, con un estatuto personal para que los gibraltareños mantengan la nacionalidad británica si así lo quieren y un estatuto fiscal propio, ha detallado el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo.

"Espero que la fórmula de la cosoberanía -para entendernos, la bandera española en el Peñón- esté mucho más cerca que lejos", dijo en declaraciones a la emisora de radio Onda Cero, tras conocerse que lo británicos han votado a favor de salir de la Unión Europea.

García-Margallo ha señalado que la aplicación de la fórmula de cosoberanía para Gibraltar con estas condiciones es una opción que cabe ya en la redacción actual de la Constitución española, y ha citado en concreto el artículo 144 que prevé la autonomía para territorios no integrados en la organización provincial.

El jefe de la diplomacia también ha subrayado que España, desde el primer momento, debe exigir en la UE que no se incluya a Gibraltar en las negociaciones con Reino Unido para concretar la desconexión y su futura relación con la UE, sino que esta cuestión debe abordarse exclusivamente de forma bilateral entre España y Reino Unido.

La fórmula para España, explicó, es la que ya hablaron en su momento los exjefes de gobierno José María Aznar y Tony Blair,  "una soberanía británico-española durante un tiempo, que transcurrido ese tiempo aboque a la restitución de Gibraltar a la soberanía española".

Por otra parte, García-Margallo ha considerado que la salida de Reino Unido de la UE no tiene por qué afectar "mucho" a los españoles que trabajan en ese país y ha rechazado frontalmente hacer ningún tipo de paralelismo entre el futuro de Escocia -que se plantea volver a celebrar un referéndum de autodeterminación para dejar Reino Unido e integrarse en la UE- y Cataluña.

El ministro ha subrayado que no son casos comparables porque, al contrario de lo que sucede con Escocia, en España la Constitución no permite la independencia unilateral de Cataluña, por lo que esa independencia nunca sería reconocida por Naciones Unidas, y tampoco por la UE.

Hacia los Estados Unidos de Europa

García-Margallo también ha defendido que, tras la salida de Reino Unido de la UE, que no será automática, la UE ha de dar un "salto adelante" hacia los Estados Unidos de Europa, con la constitución de una unión bancaria y un gobierno económico del euro "de verdad".

El ministro de Exteriores ha dicho hoy que recibe con "bastante preocupación" los resultados del referéndum británico en el que el Reino Unido ha votado a favor de abandonar la UE y ha apostado por "más Europa" para que no se interprete como "el principio del fin del proyecto".

"Ahora sí que tenemos que salir con una declaración, un compromiso de dar un salto adelante en la federalización de la unión económica y monetaria y que no se interprete como el principio del fin del proyecto europeo", ha dicho.

El Reino Unido saldrá de la Unión Europea al haber conseguido la campaña 'Vote Leave' el 52 % de los votos, frente al 48 % de los conseguidos por los partidarios de permanecer en ella.

Proceso del 'divorcio'

El titular de Asuntos Exteriores ha explicado el proceso que ahora debe afrontar el Reino Unido, que debe mandar una carta notificando el resultado del referéndum, pero para lo que no hay plazo, y que abrirá un periodo de dos años "para solemnizar el divorcio", prorrogable sin límite por unanimidad.

Ha señalado que para el Reino Unido "las cosas pintan peor" ya que en cuanto dejen de aplicarse los tratados el país tendrá que renovar todos los acuerdos de asociación que tenía la Unión Europea con países terceros. "En términos económicos va a ser muy malo para el Reino Unido", ha asegurado.

A su juicio, "no se ha calibrado suficientemente la ola de indignación" que provocó la crisis de Lehman Brothers, "similar a la crisis del 29", y tampoco el "grado de desafección", lo que explica las elecciones municipales en Italia, las elecciones en Austria o fenómenos internos de España, como el auge de Unidos Podemos.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?