Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 19 de Enero de 2020

Otras localidades

Bowie estaría orgulloso

Este viernes, algunas de las voces más representativas del indie español se unieron en Madrid con la banda original del Duque Blanco para rendirle tributo. Este sábado por la noche el concierto se repite en Barcelona

El momento en el que todos nos creímos héroes /

"Hoy es el día 173 del año I de la era post Bowie", esas fueron las primeras palabras de Asier Etxeandía, que salía al escenario del Jardín Botánico de la Complutense de blanco inmaculado. El actor hizo de maestro de ceremonias y, en varios instantes, consiguió que creyésemos que el Duque seguía vivo. El resto de invitados no pretendían imitarle, sino homenajearle, y no es fácil hacerlo cuando el protagonista es alguien como David Bowie.

El primero en enfrentarse a sus temas fue uno de sus mayores admiradores: Marc Ros. El cantante de Sidonie salió al escenario cuando todavía no había caído la noche y escogió Rebel, Rebel para caldear el ambiente. El público no estaba muy por la labor de bailar anoche. Costaba arrancar aplausos y, sin duda, la pasión la pusieron los artistas que se dejaron la piel en cada canción y eso que el sonido no les ayudó. A la maravillosa banda de Bowie se la escuchó muy bien pero el micrófono de los cantantes no estaba siempre bien ajustado y en la mayoría de las actuaciones la música se comía la voz. Por la técnica, la interpretación de Iván Ferreiro de Space Oddity no brilló todo lo que podría haberlo hecho. Con Zahara hubo más suerte y Changes y Life on Mars? dejaron algún pelo de punta.

Deu y Javier Vielba -los cantantes de We are Standard y de Arizona Baby, respectivamente- fueron los que más animaron el foso con temas como StarSuffragette City y el momento más intenso de la noche lo regalaron Asier Etxeandía y la teclista y corista de Bowie, Catherine Russell, que se atrevieron con Under Pressure. Cantar esa canción sí que es presión, pero el resultado fue apabullante. Ziggy Stardust estaría orgulloso.

Llegados a ese punto del concierto ya más de uno había hecho la reflexión: qué de temazos tenía Bowie y cuánto legado dejó. En este concierto tan especial de Las Noches del Botánico también sonaron Let’s Dance con Sean Frutos (Second ) y Alberto Jiménez (Miss Caffeina), The man who sold the world con Shuarma, Starman con Maika Makovski y Miguel Rivera de Maga, y alguna cara B con la voz Anni B Sweet, Joana Serrat y Helena Miquel. Aún quedaba la traca final: la versión de Heroes que Eva Amaral compartió con Asier Etxeandía, al principio, y con todos los cantantes que habían pasado por allí esa noche, al final. Todos nos sentimos héroes, aunque sólo fuera por un día, un momento. Ahora toca seguir. El espectáculo debe continuar. Bienvenidos al día 174 del año I de la era post Bowie.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?