Ciencia y tecnología
Analgésicos

Nolotil, paracetamol, ibuprofeno y aspirina: mitos y realidades

Un médico de familia nos ayuda a desmontar o defender algunas de esas afirmaciones rotundas que surgen en las convesaciones al hablar de paracetamol, ibuprofeno, Nolotil y aspirina

8 afirmaciones sobre los analgésicos: ¿mitos o realidades? ((NO TOCAR))

8 afirmaciones sobre los analgésicos: ¿mitos o realidades? ((NO TOCAR)) / Roberto Cuadrado

Madrid

Nolotil, paracetamol, ibuprofeno y aspirina: hay cosas que eran verdad... y otras que no tanto. Ahora que ya sabemos qué analgésico tomar dependiendo de lo que nos duela y algunos otros consejos sobre el paracetamol, el ibuprofeno, el Nolotil, y la aspirina, el médico de familia Paulino Cubero nos ayuda a desmontar o defender algunas de esas afirmaciones rotundas que a veces surgen en las conversaciones familiares.

12
  1. Tomar el analgésico en las comidas siempre es bueno
    Tiene base de realidad pero no siempre; en el caso de los antinflamatorios es una manera de asegurarte de que provoque menos daños en el estómago. En el caso de otros analgésicos, como el paracetamol o el Nolotil, no tiene ninguna utilidad. Al contrario, retrasa la absorción y, por lo tanto, el efecto. Si queremos un efecto rápido, los medicamentos tomados con el estómago vacío tienen una absorción más rápida y un efecto más rápido.
  2. Utiliza protectores estomacales
    Paulino Cubero recuerda que "se usan excesivamente en España". "Realmente su uso no tiene sentido a no ser que el paciente haya manifestado problemas digestivos previamente", asegura.
  3. La mezcla de analgésicos y alcohol
    El efecto de un analgésico no se pierde si tomamos una cerveza pero "no tiene ningún sentido mezclar alcohol y medicamentos". Una cerveza con un paracetamol seguramente es inocua, con los antinflamatorios, también, pero sigue sin ser recomendable.
  4. Los analgésicos y el café
    "El café no tiene contraindicación con los medicamentos", nos explica el médico de familia. El propio café podría dar taquicardia a alguien sin que tome medicamentos
  5. ¿Existe la dependencia a los analgésicos?
    Los analgésicos antiinflamatorios no crean dependencia ni su efecto se pierde si se consumen habitualmente. El efecto depende de la intensidad del dolor; el dolor puede ir en aumento si es una causa crónica y entonces el medicamento sería insuficiente, por lo que sería necesario aumentar la dosis del fármaco para conseguir el efecto. Diferente caso es el de los analgésicos derivados de la morfina (codeína, tramadol...) en ese caso "no se deben tomar nunca por cuenta propia, solo por indicación médica".
  6. La bondad de una aspirina al día
    Para prevenir enfermedades cardiovasculares se recomienda una dosis diaria de 1/5 de aspirina (100 miligramos). Esta dosis evita trombos e infartos, y aunque en esas dosis no tiene efecto analgésico ni de daño en el estómago, sí lo puede producir. Cubero nos recuerda que podemos encontrarnos más casos de sangrado digestivo que infartos prevenidos (una ulcera que sangra puede incluso ser mortal). Podríamos decir que los riesgos de tomar una dosis de aspirina al día superan los beneficios de tomarla (en el caso de personas que nunca han tenido este tipo de trastornos).
  7. La dosis menor, siempre
    El paracetamol es un tóxico hepático que por encima de 4 gramos al día produce toxicidad (4 pastillas de un gramo). En España hoy se vende más paracetamol en comprimidos de 1 gramo que en dosis de 500 o 650 miligramos, que son suficientes para la mayoría de las dolencias. "Vamos todos con esa necesidad de burra grande ande o no ande, y debemos cambiar ese concepto", asegura. Lo mismo ocurre con el ibuprofeno, que tradicionalmente en España se prescribe de 600. Los estudios avalan que el de 400 hace prácticamente el mismo efecto con menos toxicidad. Los profesionales de la medicina recomiendan empezar siempre por la dosis más baja.
  8. La automedicación
    Cubero defiende la automedicación porque "la gente tiene nivel de información suficiente para poder hacerlo". El dolor, como manifestación de malestar o enfermedad, es un sistema de protección que hay que combatir. "La automedicación debe ser siempre prudente y con la dosis mínima, y si esos síntomas no desaparecen, hay que consultar al médico". "Una medicación bien hecha evita saturar las urgencias", explica el médico de familia.

GETTY IMAGES

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad