Internacional
RELEVO EN LA CASA BLANCA

El Capitolio, ante Obama y Trump

El contraste del Capitolio de Washington y la diferencia de asistencia ante el inicio de la 'era Trump' en comparación con la 'era Obama'

Madrid

Este viernes, el presidente Barack Obama ha utilizado por última vez el helicóptero presidencial. Lo ha hecho junto a su mujer Michelle y ha sido despedido desde Washington por su sucesor, el republicano Donald Trump. Minutos antes, en el Capitolio, el matrimonio Obama asistía a la toma de posesión del magnate en un discurso de tintes similares a los empleados por Trump en campaña. El nuevo presidente de Estados Unidos ha recuperado su 'Make America Great Again' y se ha olvidado del legado Obama, al que únicamente ha mencionado para agradecer su labor en la transición de poder.

Más información

Mucho se ha hablado de la toma de posesión de Trump. Tras varios desplantes de artistas y cantantes, finalmente el magnate inmobiliario encontró a alguien para entonar el himno estadounidense. Su nombre es Jackie Evancho, una artista de 16 años. Ni Beyoncé ni Bon Jovi ni Lady Gaga. La joven soprano nacida en 'Got Talent', el coro 'The Mormon Tabernacle' y la compañía de baile neoyorquina 'The Rockettes' ha sido los que han puesto la música a una ceremonia a la que, según las primeras estimaciones, han acudido en torno a 850.000 personas, una cifra algo inferior a la que reunió Barack Obama en 2013, en su segundo mandato.

El capitolio durante la toma de posesión de Trump. / YOUTUBE

Pero, ¿cómo estaba el Capitolio de Washington en 2009, cuando Obama llegó por primera vez a la Casa Blanca? Aparte de la presencia de los actores Rosario Dawson, Tony Plana y Wilmer Valderrama o de los cantantes los cantantes Lila Downs, Marc Anthony, Paulina Rubio, Shakira, Jennifer López, Alejandro Sanz y Tuskegee Airmen, durante esta ceremonia sonó una selección musical de Aretha Franklin y otra de John Williams interpretada por Itzhak Perlman (violín), Yo-Yo Ma (violonchelo), Gabriela Montero (piano) y Anthony McGill (clarinete). Pero la principal diferencia fue la asistencia: 1,8 millones de personas.

El Capitolio durante la toma de posesión de Obama en 2009. / GETTY IMAGES

Lejos de valorar el legado de Obama y el efecto Trump, la movilización en cuanto a la llegada a la Casa Blanca de los dos mandatarios ha sido diferente. Mientras Obama encontró un apoyo masivo en las calles de los Estados Unidos, Trump es el presidente proclamado con un nivel más bajo de popularidad y paralelamente a su toma de posesión se han producido protestas y manifestaciones. Este será uno de los retos de su mandato, unir a la población estadounidense, dividida tras las elecciones de noviembre.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad