Viernes, 23 de Abril de 2021

Otras localidades

DEBATE 4-M EN LA SER DEBATE 4-M EN LA SER Àngels Barceló modera el debate del 4-M: abre Pablo Iglesias y cierra Mónica García
Inmigración

El padre de Samuel, el niño ahogado de Barbate, llegará a España el 1 de marzo

La embajada de España en la República Democrática del Congo le ha concedido el visado para que pueda viajar hasta Cádiz para identificar el cadáver encontrado en la playa de Barbate

Aimé Kabamba confirma a la SER que el día 20 viajará primero a Argelia para intentar recuperar el cuerpo de su mujer , cuyo cadáver apareció la pasada semana, y que después se dirigirá a Andalucía para intentar confirmar que el cadaver del pequeño encontrado a finales de enero es el de su hijo de 4 años

Naufragio en la playa de La Aceitera, en la pedanía de Zahora (Barbate).

Naufragio en la playa de La Aceitera, en la pedanía de Zahora (Barbate). / EFE/ROMÁN RÍOS

"Estoy ahora mismo cerrando los detalles de mi viaje a Argelia , pero sí, el embajador de España nos ha concedido el visado y pronto viajaremos" así ha confirmado Aimé Kabamba, el padre del pequeño Samuel, que las autoridades españoles han accedido a su petición de una visa para poder desplazarse a España y despejar la duda que tiene sumida en la tristeza a toda la familia en Kinsasa, que el cuerpo encontrado en la playa de Barbate a finales de enero se corresponde realmente con el de su hijo pequeño, Samuel Kabamba, de tan solo 4 años.

Veronique, la madre, y el pequeño Samuel, se subieron a una patera para cruzar el Estrecho desde las costas marroquies a las españolas el pasado 14 de enero. Organizaciones en defensa de los derechos humanos como Caminando Fronteras denunciaron la desaparición de los ocupantes de esa barcaza y el hallazgo del cuerpo del niño, primero en Barbate, y de la madre, hace solo unos días en Argelia, confirmaron el peor presagio, que el indescifrable contador de muertes del Mediterráneo sigue aumentado sin que nadie le ponga remedio.

Tras recibir la confirmación de las muertes desde Marruecos, la familia Kabamba inició un periplo por embajadas para intentar viajar a España y Argelia para identificar los cuerpos. Fue el pasado lunes cuando el embajador español en la República Democrática del Congo recibió al fin a la familia y se puso a su disposición para facilitar la identificación de los cuerpos a través de los test de ADN. Sin embargo, Aimé Kabamba insistió en la posibilidad de viajar a España a reconocer el cadáver y proceder a su repatriación para darle sepultura en su ciudad, la capital congoleña .

Según ha adelantado El Periódico, finalmente fue ayer cuando la familia Kabamba recibió la noticia, el embajador le concedía el visado para viajar a España y confirmar que los restos de ese niño, que de momento han visto en fotos en las que creen que alguna de las prendas de ropa que portaba se corresponden con las de Samuel, son finalmente los del pequeño, el sexto hijo de la familia, "hemos pensado salir ya de Kinsasa el 20 de febrero y si todo va bien estaremos en España el 1 o 2 de marzo", asegura Aimé Kabamba en declaraciones a la SER desde la embajada de Argelia en el Congo, en las que se encontraba esta mañana tramitando los permisos para viajar a ese país, "desde que salgamos de Kinsasa nuestra direccion es Argelia, y después de Argelia iremos a España" detalla el padre de Samuel.

En el caso de que las pruebas de ADN confirmen que los restos del pequeño encontrado en las costas andaluzas el pasado 27 de enero son los de Samuel Kabamba su familia tiene intención de repatriar su cuerpo y el de su madre, hallado hace unos días en Argelia. Ella, Veronique, había pedido visado por recomendación de su médico en Kinsasa porque tras dos operaciones de un tumor que tenía en el cuello ya no tenía más medios para seguir tratándola. Fue el doctor el que contactó con un centro hospitalario en Madrid para ver la posibilidad de tratarla. Sin embargo las autoridades europeas le denegaron el visado a ella y a su hijo que tuvieron que arriesgar la vida en la ruta del Estrecho en la que acabaron encontrando la muerte.

Si Samuel y Veronique fueran enterrados finalmente en el Congo, en el seno de una familia muy religiosa, seguirán siendo los protagonistas de un caso que quizás no se tendría que haber dado nunca con unas leyes un poco más humanitarias. Ellos podrían acabar teniendo nombre y apellidos en sus tumbas, algo a lo que ni siquiera han podido aspirar los centenares de muertos que en los cementerios de Andalucía y Canarias aparecen con lápidas sin nombre. Aquellos que como este niño y su madre buscaban cruzar una frontera y sin embargo acabaron estrellando sus vidas al chocar contra una parte del muro de Europa .

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?