Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 23 de Febrero de 2020

Otras localidades

Las colillas, primera fuente de basura del mundo

Los restos de cigarrillos suponen el 30% de los desperdicios, por delante de envases, botellas y bolsas de plástico. Lo peor es que las colillas contienen sustancias nocivas y cancerígenas que acaban pasando a la cadena de alimentación

Contrariamente a lo que piensa la mayoría, no son los plásticos los que encabezan el ranking de los residuos vertidos al medio ambiente, esa lamentable lista la lideran las colillas. Hasta el 65% de los cigarrillos consumidos acaba en el suelo, estamos hablando de unos 4,5 trillones de colillas tiradas cada año en lugares no apropiados. Se estima que una colilla puede tardar en descomponerse entre 8 y 12 años. Y en ese proceso libera sustancias nocivas para la salud.

El doctor José Ignacio de Granda ha explicado este lunes, Día Mundial del Medio Ambiente, que el grave problema con estos residuos radica en la toxicidad que acumulan. El filtro de las colillas está diseñado para retener algunas de las sustancias químicas más tóxicas que contiene el tabaco y que son liberadas en contacto con el agua. Por tanto, cuando llegan a los ríos e incluso al mar se convierten en una grave amenaza para la biodiversidad. Entre las sustancias que contienen las colillas el doctor De Granda menciona la nicotina, el mentol, pesticidas, varios metales, alquitrán y carcinógenos. Elementos que son liberados en el agua de mares y ríos, también en el suelo y que entran así en la cadena alimenticia humana.

Voluntarios de la ONG Ocean Conservancy peinaron al año pasado más de 40.000 kilómetros de costa y recogieron más de 8 millones de kilos de basura en las playas. Las colillas fueron el residuo más numeroso, 2,1 millones, más del doble que las botellas de plástico, los envases de alimentos y los tapones. Y si hablamos sólo de España las diferencias aún son mayores, por cada botella de plástico se encontraron 18 colillas.

Entrevista al doctor Juan Ignacio de Granda, coordinador del área de tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología.

Según el doctor De Granda, la respuesta contra el tabaco se ha centrado en prohibir el consumo porque se ha demostrado que perjudica la salud pero no ha habido acciones importante contra el daño que ocasionan las colillas en el medio ambiente. Algunos países, como Francia, se han atrevido a imponer multa a quienes tiran las colillas en la calle. Pero en general hacen falta legislaciones adecuadas para poder actuar sobre esta basuras y sus efectos a largo plazo. De Granda considera que lo primero es dar al consumidor la información necesaria para que este conozca el problema y pueda tomar conciencia y medidas. Además, este especialista en enfermedades respiradorias, es partidario de que las cajetillas de tabaco incluyan una etiqueta indicando a los consumidores la necesidad de no arrojar las colillas al suelo. Establecer contenedores especiales para los restos de cigarrillos, una tasa especial de basura vinculada a la compra de tabaco y multas a quienes arrojen las colillas al suelo son las otras medidas que sugieren desde la Sociedad española de Neumología y Cirugía Torácica.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?