Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 20 de Octubre de 2019

Otras localidades

¿El asesino de las abejas?

Dos nuevas investigaciones científicas demuestran que los insecticidas basados en la nicotina perjudican a varias especies de abejas, unos insectos que son cruciales para garantizar la producción de muchos alimentos de origen vegetal.

Los científicos alertan de la mortandad de abejas a causa de los insecticidas basados en la nicotina, los llamados "neonicotinoides". /

Dos nuevos estudios que publica la revista Science advierten que el uso de unos insecticidas derivados de la nicotina (los llamados “insecticidas neonicotinoides” como la clotianidina y el tiametoxam) perjudica a las abejas silvestres y a las que producen miel.

La primera de estas investigaciones, realizada por el Centro de Ecología e Hidrología de Oxfordshire, es especialmente relevante, porque se ha realizado en campos del Reino Unido, Alemania y Hungría.

Entre los datos más negativos destaca que estos investigadores observaron la muerte de más del 20% de las abejas en los campos húngaros cuyos cultivos fueron tratados con este tipo de pesticidas.

“Este nuevo estudio confirma que los efectos adversos sobre las abejas también se observan en los campos”, ha afirmado el Doctor David Santillo, científico de los laboratorios de Investigación de Greenpeace en la Universidad de Exeter.

Prohibición

El pasado mes de marzo, la Comisión Europea propuso una prohibición casi total de este tipo de insecticidas. Ahora la prohibición es temporal y se basa en una evaluación realizada por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), en la que se ha concluido que las abejas podrían verse perjudicadas no sólo a través del cultivo tratado, sino también a través de residuos que persisten en los campos.

El segundo estudio que demuestra los efectos negativos de los pesticidas derivados de la nicotina en diferentes especies de abejas ha sido realizado por la Universidad de York, un centro también del Reino Unido.

Misión fundamental

Según estos dos estudios, los “neonicotinoides” afectan al sistema nervioso central de las abejas y dañan la reproducción de estos insectos, un proceso que, a largo plazo, puede provocar, incluso, su muerte.

El papel de las abejas es fundamental la reproducción de muchas especies vegetales y, por lo tanto, su progresiva desaparición es toda una catástrofe, porque un tercio de la producción de los alimentos que consumimos depende de su trabajo.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?