Jueves, 04 de Marzo de 2021

Otras localidades

Parlamento europeo

El primer paso para acabar con la obsolescencia programada en Europa

La medida de la Eurocámara pretende disuadir a las compañías de fabricar productos de corta duración

El primer paso para el fin de la 'obsolescencia electrónica'.

El primer paso para el fin de la 'obsolescencia electrónica'. / ARND WIEGMANN (REUTERS)

Los aparatos tecnológicos tienen fecha de caducidad. Desde los teléfonos móviles hasta los televisores o las lavadoras. Todo debido a la obsolescencia programada, un proceso mediante el que las empresas planifican el fin de la vida útil de un producto o servicio tras un período de tiempo calculado por el fabricante.

Por esa misma razón, un gran número de usuarios han podido comprobar cómo sus teléfonos móviles o cualquier aparato tecnológico ha dejado de funcionar de la noche a la mañana sin ninguna razón aparente. Con el objetivo de poner fin a la obsolescencia programada, el Parlamento Europeo ha aprobado un texto que aboga por alargar la vida tanto de los smartphones como de otros dispositivos informáticos.

La Eurocámara insta a "tomar medidas"

Mediante esta medida, la Eurocámara pretende disuadir a las compañías de fabricar productos de corta duración. Por eso ha instado a la Comisión Europea, a los Estados miembros y a los fabricantes que "tomen medidas" para hacer frente a la obsolescencia programada.

Entre las medidas aprobadas figuran los incentivos fiscales para todos aquellos productos duraderos, de calidad y que, además, sean fácilmente reparables. La Eurocámara también ha abogado por alargar la garantía de los productos si una reparación conlleva más de un mes y desarrollar un sistema para analizar productos y detectar su obsolescencia programada.

Reparaciones más allá de los canales autorizados

Los eurodiputados también han defendido que se permita a los consumidores escoger un reparador independiente. Es decir, que los teléfonos móviles puedan reparar sus dispositivos fuera de los canales autorizados. Al mismo tiempo, también han asegurado que los componentes esenciales del producto, tales como las pilas o los LED, no deben ser "inamovibles". También han instado a que las piezas de recambio indispensables deban estar disponibles a un precio adecuado a la naturaleza y a la duración de la vida del producto.

 Por último, el Parlamento Europeo ha solicitado a Bruselas que estudie la posibilidad de crear una etiqueta europea voluntaria en la que se incluirían datos como la durabilidad del producto, el diseño ecológico, la posibilidad de reparación y la capacidad de modulación de conformidad.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?