Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 28 de Febrero de 2020

Otras localidades

¿Qué pasaría si aguantaras tus estornudos de forma continua?

Los estornudos pueden alcanzar velocidades superiores a los 100 kilómetros por hora

Mantener el estornudo puede tener consecuencias. /

Probablemente en alguna ocasión te hayas preguntado qué pasaría si te aguantas los estornudos de forma continua. Seguro que alguna vez lo has hecho. Algunos deciden contener este acto reflejo puesto que son muy ruidosos, otros porque quieren evitar a toda costa contagiar a terceras personas y otros, simplemente, porque no les gusta el hecho de estornudar.

Pero, ¿qué te puede suceder? Un otorrinolaringólogo de Santa Bárbara ha explicado en Digg que aguantar los estornudos no es tan malo como parece. Según Dale Taylor, a pesar de que no se considera terrible para el organismo, tampoco se considera una conducta saludable, por lo que explica que es mejor no hacerlo de manera continua.

El poder de un estornudo

Según Taylor, cada estornudo puede alcanzar velocidades de hasta 100 km/h y llegar a distancias de hasta 9,1 metros. Lo peor que puede suceder en caso de contenerlos de forma continua es que se nos rompa el tímpano o que estalle uno de nuestros vasos sanguíneos oculares. No obstante, el otorrinolaringólogo asegura que es poco probable que esto suceda: "Es muy, muy poco común".

Lo que sí que puede pasar, al tratar de detener un estornudo violento, es que la presión que se genera durante el proceso se traslade hasta los senos paranasales y el cráneo. Esta acción provocaría, en caso de que se llevara a cabo de forma prolongada, pequeñas fisuras en los huesos que residen entre los ojos y la nariz y la nariz y el cerebro. A pesar de ello, no hay nada de qué preocuparse puesto que este tipo de fisuras sanan por sí mismas.

Qué hacer cuando te ves obligado a contenerlo

Por lo tanto, en caso de que te veas obligado a contener un estornudo y no quieras sufrir esas pequeñas fisuras en los huesos, deja que este salga plenamente. Ponte las manos delante de la boca para que lo que salga de ahí no vaya más lejos que de tu propio organismo, como si estuvieras tosiendo.

No obstante, no hay de qué preocuparse. Según un estudio llevado a cabo en 2002, la persona promedio estornuda cuatro veces al día. Por lo tanto, no es suficiente como para hacer cualquier tipo de daño duradero. En caso de que tengas cualquier alergia o enfermedad, que te provoquen estornudos de manera más continua, es recomendable que no los contengas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?