Política
Caso Gürtel

Rajoy afronta su examen político sobre corrupción

El presidente del Gobierno ha repasado la postura del resto de partidos en estos días para saber bien por dónde le vendrán los ataques

En Génova no comprenden que "con la que está cayendo en España" se vaya a hablar en el Congreso del 'caso Gürtel'

Los populares creen que el formato elegido hoy les favorece porque el tiempo está tasado y no es pregunta-respuesta

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, lee unas notas antes de participar en una rueda de prensa / YOAN VALAT (EFE)

Madrid

El equipo de Mariano Rajoy asegura que va "preparado" para afrontar el pleno extraordinario sobre corrupción. Y es que el presidente del Gobierno ha revisado lo que cada grupo parlamentario dijo la semana pasada en la diputación permanente para saber por dónde le vendrán los ataques y tener "munición" para responder.

Los populares llevan días incidiendo en que esta comparecencia es "ridícula". Denunciando que la oposición quiere someter a su partido a "un juicio político". Al coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, le parece de "extraterrestres" ponerse a analizar el 'caso Gürtel' "con la que está cayendo en España". En Génova piensan que, tras los atentados de Cataluña, lo prioritario sería la lucha contra el terrorismo yihadista y no hablar, en estos momentos, de la celebración de un referéndum independentista o de la financiación de su partido.

Más información

En la sede nacional conservadora lamentan que se quieran analizar ahora unos hechos de hace 20 años, sobre todo porque ya están en manos de la Justicia. Olvidan que por aquel entonces, Rajoy ya desempeñaba importantes cargos en la cúpula del PP. Entre otras cosas, fue director de las campañas electorales de José María Aznar. Pero los suyos le eximen de responsabilidades, recordando sus palabras de cuando fue a declarar como testigo ante la Audiencia Nacional: "Nunca me ocupé de las cuestiones económicas sino sólo de las políticas".

Por eso les parece que el PSOE no puede pedir que Rajoy haga lo mismo que hizo Esperanza Aguirre. A juicio de varios dirigentes, él no puede asumir, como ella, su culpa "in vigilando porque "son dos casos muy distintos".

Y aunque este tema ha amargado al PP la vuelta al curso político, en sus filas se consuelan con el formato. La idea es que Rajoy arranque la sesión a las 9 de la mañana. Tras su intervención, llegará el turno de los portavoces de las demás fuerzas políticas. Tendrán 10 minutos para su discurso. Y, ya después, el presidente podrá responderles a todos en bloque. La estructura será parecida a la que protagonizó en 2003 por el 'caso Bárcenas'.

En el PP reconocen que este sistema les favorece porque el tiempo está tasado. "Y desde luego es mejor que el de pregunta-respuesta", indican desde el Grupo Popular. Son conscientes de que eso es lo que se van a encontrar en la comisión de investigación. Eso sí, acude Rajoy porque los populares pueden decir que con lo de hoy ya no es necesario que dé más explicaciones.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad