Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

¿Es delito usar BiciMad sin tarjeta?

La Audiencia Provincial ha revocado hasta veinte condenas a gente detenida conduciendo una de estas bicicletas sin haber pagado el servicio: los jueces explican que no puede condenarse si no se demuestra que su intención era quedarse la bicicleta

Bicicletas de Bicimad en el tótem de Callao /

Los jueces de Madrid se han topado con un auténtico galimatías jurídico en torno a un asunto de lo más cotidiano en la vida de la capital: las bicicletas municipales de BiciMad. En los últimos dos años, la Audiencia Provincial ha revisado medio centenar de condenas impuestas por la vía penal a personas detenidas conduciendo estas bicicletas sin haber pagado el abono correspondiente, y han tenido que absolver a casi la mitad de los procesados: no pueden ser acusados de hurto al no ser un vehículo de motor, y no pueden ser acusados de apropiación indebida si no pretendían quedarse con la bicicleta y sólo se estaban dando una vuelta gratis sin haber sido 'cazados' arrancando la bicicleta del tótem.

El servicio de bicicletas bautizado como BiciMad nació en junio de 2014 de la mano de la administración que dirigía entonces Ana Botella, y gestionado por la empresa Bonopark, aunque el ejecutivo de Manuela Carmena decidió municipalizar completamente el servicio en septiembre del año pasado: desde entonces, la Audiencia Provincial de Madrid ha examinado casi medio centenar de sentencias dictadas por juzgados de primera instancia y de lo penal contra personas 'cazadas' por la Policía conduciendo bicicletas robadas o encontradas fuera de su anclaje.

Veintidós de estas sentencias han confirmado multas o incluso condenas de cárcel por llevar una bicicleta sin el abono correspondiente, pero sólo en casos en los que se haya podido demostrar que, además de ir encima de la bicicleta sin haber pagado, la intención del acusado era llevarse la bicicleta a casa y quedarse con ella. Por otro lado, otras veinte condenas procedentes de juzgados han sido convertidas en absoluciones por la Audiencia Provincial precisamente porque los acusados sólo estaban haciendo un trayecto determinado con la bicicleta, sin intención de quedarse con ella. 

Uso temporal 

Todas las sentencias examinadas responden a un mismo patrón: agentes de Policía interceptan a un joven, o a varios, conduciendo de madrugada una de estas bicicletas y descubren que no ha pagado el servicio: desde los siete meses de cárcel impuestos a un joven que intentó huir en dirección contraria cuando los agentes descubrieron que no tenía el abono, o los 60 euros de multa impuestos a otro que encontró la bicicleta tirada en la Plaza de España y pedaleó hasta la M-45 hasta ser detenido.

Los jueces explican en sus sentencias que, tras la última reforma del Código Penal, el uso sin abono de una bicicleta de estas características sólo puede ser condenado como un delito leve de apropiación indebida, y que sólo es condenable por la vía penal si hay pruebas de que el acusado tuviese intención de llevársela a su casa y quedarse con ella. Otra de las resoluciones sí especifica que el uso irregular de estas bicicletas "podrá ser objeto de infracción reglamentaria, pero no de ilícito penal".

Bicicletas de BiciMad en la Puerta del Sol / Ana Muñoz

De esta manera la Audiencia Provincial ha absuelto, por ejemplo, a un joven detenido cerca de Ventas con una bicicleta que había desaparecido días antes en la zona de Príncipe de Vergara: el acusado "dijo que tomó la bicicleta para dar un paseo con ella y esta conducta no es constitutiva de delito alguno, porque se refiere a un uso temporal de la misma", explica la sentencia. A otro joven, por ejemplo, la Audiencia también le retiró una multa de 270 euros por entender que "sólo ha quedado acreditado el ánimo de uso temporal de la bicicleta, conducta que no constituye ilícito penal".

Las condenas por conducir una de estas bicicletas sin pagar sólo salen adelante si queda demostrado que fue el acusado quien la arrancó de la base o si su objetivo era incorporarla a su patrimonio, como el caso de un joven denunciado por un vecino cuando metía la bicicleta de BiciMad en su casa: es apropiación indebida si, por ejemplo, son sorprendidos "llevando a cabo una transformación de la bicicleta con la finalidad de desnaturalizar su origen, o introduciendo la misma en lugar cerrado o en otro medio de transporte para su disposición posterior", pero no si sólo están volviendo a casa.

BICIMAD SE INTEGRARÁ EN LA TARJETA

EMT y Consorcio de Transportes acordaron que la Tarjeta de Transportes incluirá el servicio de bicicletas a partir de octubre

No es apropiación indebida, y tampoco es hurto ya que no es un vehículo a motor: la Audiencia Provincial también ha absuelto a un joven que propinó un puñetazo en el pecho a un policía municipal cuando le detuvo llevando una bicicleta de BiciMad sin abono frente al Vicente Calderón: un juzgado le había impuesto 90 euros de multa pero los jueces explican que no es un vehículo a motor, sino una "bicicleta con pedaleo asistido" según la Ley. 

La "jurisprudencia menor"

Son casos que por la cuantía de las multas, que no suelen superar los 600 euros, no llegan nunca a manos del Tribunal Supremo, dejando patente en resoluciones firmes la disparidad de criterios entre la primera y la segunda instancia por la vía penal.

Una de estas sentencias, dictada por la Audiencia Provincial de Madrid el pasado mes de febrero, incluso se hace eco de esta confusión: los jueces absuelven a un joven condenado a 90 euros de multa por ser detenido en Vallecas con una de estas bicicletas, y afirman ser "conscientes de las diferentes posiciones que en relación a esta materia se han vertido por la mal llamada jurisprudencia menor y, en concreto, por esta misma Audiencia Provincial de Madrid", citando varias de estas resoluciones. Destacan la dificultad que acarrea examinar casos como éstos, y deciden que no hay pruebas que contradigan la versión del acusado: que se encontró la bicicleta, la usó un rato y quería dejarla en uno de los 165 tótems repartidos por la capital. 

Tótem de BiciMad en la Plaza de Callao de la capital / Alberto Pozas

La confusión llega hasta el punto en que, por ejemplo, el pasado mes de diciembre la Audiencia confirmó una multa de 60 euros para un joven que cogió sin pagar una de estas bicicletas para ir desde Sol hasta Callao, pero cambiando el delito: de hurto a apropiación indebida. Otra de las resoluciones también invita a la Empresa Municipal de Transportes (EMT), actual gestora de BiciMad, a reclamar estas cantidades por la vía civil si son capaces de cuantificar el dinero que el usuario denunciado ha dejado de pagar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?