Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 18 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Un hombre vuela 25 kilómetros suspendido por una silla con 100 globos de helio

Tom Morgan sobrevoló el cielo de Sudáfrica a 2.400 metros de altura

En 2009, Carl Fredricksen demostraba que convertir una casa en un globo aerostático gracias a un gran número de globos de helio era posible. No obstante, este viejo cascarrabias no era más que un personaje de animación de la película de Disney Pixar 'Up'. Ahora, el aventurero británico Tom Morgan ha querido demostrar que, en varias ocasiones, la ficción no se aleja tanto de la realidad, tal y como cuenta la BBC.

El aventurero decidió atar el pasado viernes un total de 100 globos de helio a una silla con el objetivo de sobrevolar el cielo de Sudáfrica. Y lo consiguió. Morgan sobrevoló durante 25 kilómetros el cielo de Sudáfrica suspendido por los 100 globos de fiesta que adquirió para el evento, llegando a alcanzar los 2.400 metros de altura.

Dos días inflando globos

Tras fracasar en Botsuana en varias ocasiones, donde iba a tener lugar la travesía del aventurero en un primer momento, el equipo decidió desplazarse hasta el norte de Johannesburgo con el objetivo de encontrar un clima estable que le permitiera realizar su proeza. En declaraciones a la BBC, Morgan explica que el objetivo era mantener los globos protegidos: "Había que encontrar unas buenas condiciones climatológicas ya que iba a ser difícil mantener los globos protegidos una vez estallaran".

Una vez en Johannesburgo, Morgan y su equipo se pasaron dos días inflando los globos que posteriormente serían acoplados al armazón de una silla de campo. Después de hinchar los globos, el aventurero se sentó en la silla y comenzó a volar: "sentí una mezcla de espanto y euforia mientras ascendía".

El aventurero apuesta por una competición de vuelo con globos de helio

Debido a los cambios de temperatura durante su travesía, el aventurero, al comprobar que la silla comenzó a coger demasiada velocidad, tuvo empezar a cortar globos para estabilizar el vuelo: "Tenía que mantener la calma y comenzar a cortar gradualmente los globos".

En cuestión de minutos, Morgan alcanzó los 2.400 metros de altura. Finalmente, tras recorrer 25 kilómetros, el aventurero aterrizó sin problemas. Ahora, el británico plantea una competición de vuelo con globos de helio. No obstante, en caso de que esta se produzca, pide (entre risas) que se eviten "áreas con muchos arbustos puntiagudos", para evitar problemas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?