Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 20 de Agosto de 2019

Otras localidades

La razón por la que esta tribu puede permanecer hasta 13 minutos bajo el agua

Los conocidos como "nómadas del mar" también son capaces de descender hasta 70 metros de profundidad

Reportaje sobre los "nómadas del mar". / YouTube

El 28 de febrero de 2016, el catalán Aleix Segura se convertía en el hombre que más tiempo ha aguantado la respiración bajo el agua. Un total de 24 minutos y 3,45 segundos que llevaban a este experto en apnea estática al libro Guinness de los récords. Todo ello a través de una técnica que consiste en aguantar la respiración mientras flota boca abajo.

Sin embargo, no todos somos capaces de alcanzar estos registros. De hecho, la mayoría de humanos apenas llega al minuto bajo el agua. Excepto la tribu nómada de los bajau. Los también conocido como "nómadas del mar", que viven en las costas de Indonesia y Malasia, se han adaptado tan bien a su entorno que han desarrollado unas capacidades extraordinarias para el buceo a pulmón. Son capaces de permanecer hasta 13 minutos bajo el agua y descender hasta 70 metros de profundidad.

El gen de los bajau

A través de un estudio, publicado en la revista de divulgación científica Cell, el equipo liderado por Melissa Ilardo ha descubierto el secreto que permite a esta tribu aguantar tanto tiempo bajo el agua. Según esta investigación, los bajau, que viven sobre plataformas flotantes en el mar y se alimentan principalmente de lo que pescan buceando a pulmón entre los arrecifes, cuentan con un bazo más grande que el del resto de humanos.

Todo ello gracias a un gen que regula los cambios para que este órgano sea más grande que en el resto de poblaciones. Por lo tanto, se trata de un ejemplo de selección natural y no de un fenómeno relacionado con su estilo de vida. Para llegar a esta conclusión, los investigadores tomaron muestras genéticas de esta población y realizaron ecografías para medir el tamaño del bazo de los bajau y de sus vecinos, los Saluan.

Un bazo hasta un 50% más grande

Tras llevar a cabo este análisis, el equipo de investigadores descubrió que los bajau tenían este órgano hasta un 50% más grande (de media) que los Saluan, con hábitos de vida diferentes. Por otro lado, también llegaron a la concusión que los bazos engrosados también estaban presentes en aquellos individuos que no buceaban regularmente, por lo que descartaron que fuera una respuesta al entrenamiento.

Tras este descubrimiento, el equipo investigó los datos genéticos para entender la razón de este cambio. Gracias a ello, los investigadores encontraron un gen, conocido como PDE10A, que regula la secreción de la hormona tiroidea T4, tal y como explica Melissa Ilardo: "Pensamos que esta adaptación incrementa los niveles de esta hormona tiroidea y por tanto aumenta el tamaño del bazo".

En definitiva, el estudio ha demostrado que este cambio se debe a una mutación genética que les ha permitido adaptarse mejor al entorno, tal y como relata el equipo en su estudio: "Nuestros resultados sugieren que los bajau han experimentado adaptaciones únicas asociadas con el tamaño del bazo y sus experiencias al bucear, añadiendo así un nuevo ejemplo a la lista de adaptaciones genéticas fascinantes que los humanos han experimentado en la historia evolutiva reciente".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?