Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Cremas solares biodegradables: qué son y por qué es recomendable su uso

  • En algunas playas se ha prohibido el uso de las cremas solares tradicionales por su efecto sobre la fauna y la flora marina
  • Así son las cremas solares biodegradables y estas son las principales diferencias con las cremas solares tradicionales

Protectores solares biodegradables: qué son y por qué es recomendable su uso /

A principios de este mes de mayo, el parlamento de Hawái aprobó un proyecto de ley que prohibía la venta de productos que tuviesen entre sus ingredientes la oxibenzona y octilmetoxicinamato, dos productos químicos habituales en las cremas solares que tienen impactos dañinos y significativos tanto en el medioambiente marino como en los ecosistemas. El motivo de esta prohibición es que ambos son tóxicos para los arrecifes de coral.

Este anteproyecto llevado a la cámara legislativa hawaiana no es el único aviso de los efectos negativos que tiene algunos componentes de las cremas solares en la flora y en la fauna de las costas. El pasado mes de febrero, el 'New York Times' también alertaba de los efectos nocivos de los protectores solares sobre los arrecifes de coral de las Islas Turcas y Caicos. El diario norteamericano citaba la iniciativa de la empresa turística Big Blue Unlimited: "Big Blue solamente permitirá el uso de filtro solar 100% biodegradable. El protector solar no biodegradable no se debe utilizar en viajes Big Blue", apuntaban. Otros lugares como la Rivera Maya también han optado por la prohibición de estos compuestos.

PLAYAS DE HAWÁI

Hawái se prepara para la prohibición de los protectores solares que dañen a la flora y la fauna marina (D. Justo)

Varios estudios, entre ellos el elaborado por David Sánchez Quiles y Antonio Tovar Sánchez, señalan la contaminación química originada por el uso de cremas de protección solar en las playas –en este caso realizado en la costa de Mallorca– . "La mayoría de los protectores solares pueden dañar los arrecifes de coral. ¿Qué deben hacer los turistas?", se preguntaba el 'New York Times', que ponía así de relieve el debate sobre la responsabilidad de los turistas en el cuidado de la flora y la fauna marina.

"Los protectores solares que utilizamos normalmente para ir a la playa son perjudiciales. Tienen filtros ultravioletas en su composición, que son los que protegen. Esos filtros son sustancias químicas y algunas causan perjuicios a la tanto a la salud humana y al medio ambiente. Esas son las que han dado problemas y las que han salido en las noticias porque afectan a los corales y a la fauna marina (…) Que esto lo use una persona no tiene gran importancia, pero hay playas, en Hawái y en Mallorca, que son visitadas por miles de personas. Son miles personas con crema solar que parte de ella se diluye en el agua", dice Koldo Hernández, portavoz de Ecologistas en Acción.

Protectores solares biodegradables

"La concentración de productos como los paraaminobenzoicos y el octocrileno –elementos presentes en los protectores solares– en organismo vivos pueden generar problemas en las disrupciones endocrinas. Por eso se está intentando que, en estas zonas, se usen cosméticos lo más naturales posible", coincide el doctor José Aguilera, experto en fotobiología de la Universidad de Málaga  y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología. Una de estas alternativas son los llamados protectores solares biodegradables.

Antes de hablar de los protectores solares biodegradables, conviene establecer una diferenciación entre los conocidos como filtros físicos y los químicos:

  • Filtros físicos: son aquellos que actúan a modo de pantalla, reflejando la luz. Desde la Academia Española de Dermatología y Venereología prefieren clasificarlos como filtros minerales. "Los minerales hacen el proceso de fotoprotección reflejando la luz (…) machamos minerales para que hagan de microespejos de la luz. Eso es hacer que la luz no pase a través de la camiseta de producto que te acabas de aplicar", afirma Aguilera. Suelen ser óxido de titanio y óxido de zinc.
  • Filtros químicos u orgánicos: Evita que la luz solar no penetre en la piel mediante el proceso químico de absorción. "En vez de reflejar la luz, lo que hace es absorberla y disipar esa la energía en forma de calor", comenta el doctor José Aguilera.

Entonces, ¿qué son las cremas solares biodegradables? Son aquellos protectores solares formados por un filtro solar físico (casi en el 100% de los casos un óxido de titanio o óxido de zinc) y unos componentes que interactúan con la flora y la fauna sin muchas complicaciones. Su función principal es proteger la piel de la radiación solar, pero a la vez es menos contaminante. "Cuando te compras un bote de crema en la tienda, lo que te estas comprando es un 15% o 20% de filtro solar. El resto es agua y excipientes que tienen que hacer que los filtros solares, sobre todos los liposolubles, se puedan diluir en el agua y que la fórmula que te pones en la piel sea lo más parecido a la piel posible", apunta este doctor en fotobiología. De ahí la importancia del tipo de filtro utilizado.

certificaciones bio y eco

Cosmético Bio

Todos los cosméticos contienen una cantidad de agua de entre 50% y el 80% y esta agua no se puede certificar como ecológica. Así que, excluyendo el agua, un cosmético con la etiqueta Bio debe contener:

  • Un mínimo 95% de ingredientes naturales o de origen natural.
  • Un mínimo de 95% del total de estos ingredientes vegetales certificados como orgánicos.

Esto debe suponer un aporte, al menos, del 10% en ingredientes sobre el total del cosmético incluyendo ya el agua. A algunos tipos de cosméticos se le exige un 20% del total.

Cosmético Eco

Excluyendo el agua, un cosmético con la etiqueta Eco debe contener:

  • Un mínimo 95% de ingredientes naturales o de origen natural.
  • Un mínimo de 50% del total de estos ingredientes vegetales certificados como orgánicos.

Esto debe suponer un aporte, al menos, del 5% en ingredientes sobre el total del cosmético incluyendo ya el agua. Para la obtención de cualquiera de las 2 etiquetas se deben cumplir las mismas normas diferenciándose, únicamente, en el porcentaje de ingredientes ecológicos que posee la fórmula.

"El filtro físico suele ser un compuesto mineral y, tal como entra en el mar, sale. El mineral desaparece rápidamente de la cubierta del agua, se quita. Los filtros no biodegradables tienen aceites químicos que permanecen en el agua por mucho tiempo y lo que hacen los organismos vivos es filtrarlos y asimilarlos. Al hacerlo, se ha visto que sufren determinadas patologías. Es el caso de los corales. Incluso se han visto casos de embarazadas que se han aplicado estos filtros y en su leche materna han aparecidos pequeñas concentraciones de benzofenonas", diferencia.

Pero para que un producto solar sea biodegradable, tanto su filtro solar como el resto de la composición de la loción deben ser elementos biodegradables. Además de contener como filtro solar un óxido de titanio o un óxido de zinc, su fórmula debe evitar componentes como el octocrileno, la benzofenona, el butil metoxidibenzoilmetano, el hexilodecanol, la dimetil apramida, el cetil dimeticona, el metilparabeno, el polietileno, el propilparaben o el butilcarbamato. "Si lleva octocrileno, por ejemplo, ya no sería biodegradable (…) Si tú pones los filtros minerales y el resto de productos que hacen que la crema se parezca a una crema no son biodegradables, ya no vale", asevera. Para ello están las certificaciones BIO y ECO. Estas ecoetiquetas son las que determinan si un producto es natural u orgánico.

Muchas empresas, preocupadas por los problemas de salud o ecológicos derivados de estos componentes o bien por el nicho de mercado que generan, se están preocupando por seguir estas certificaciones, que son garantía de que los productos son limpios para el medio ambiente. Aunque según Ecologistas en Acción, no siempre hay que fiarse.  "Hay que tener cuidado con los sellos ecológicos. Muchas veces se engaña. A ti te puede sonar muy bien. Lo único que quiere decir es que esa sustancia va a desaparecer, nada más. Eso no quiere decir que no sea tóxica", lamenta el portavoz de Ecologistas en Acción.

Protector común vs protector biodegradable

¿Son menos efectivas las cremas solares biodegradables que las comunes? La respuesta es no. "A modo de protección, no hay diferencias. Si en la crema pone que tiene un factor de protección 30, lo tiene. Desde el punto de vista de protección, no es mejor uno que otro", comenta Aguilera, que sí reconoce que es más complicado encontrar un factor 50 en las mezclas biodegradables. "Sería como aplicarte un yeso".

A su juicio, la única diferencia entre un tipo de crema y otro únicamente es estética. "El producto es peor desde el punto de vista cosmético. Su efecto cosmético no es tan perfecto como en las otras mezclas, pero las garantías de uso son prácticamente las mismas", insiste este doctor en fotobiología de la Universidad de Málaga. Este tipo de protectores suele estar disponible en las farmacias y, respecto a su precio, "son un poco más caros pero tampoco es mucha la diferencia".

Postura (y avisos) de Ecologistas en Acción

Desde Ecologistas en Acción también ponen sobre la mesa el uso de los protectores solares completamente naturales. “No son de química sintética ni de química de laboratorio y no afectan al medioambiente. El problema que tienen estas cremas es que su protección es inferior y dura menos tiempo”, afirma Koldo Hernández en referencia a los aceites naturales –véase como ejemplo el aceite de coco, de karité o de aloe vera–. Por este motivo, antes exposiciones solares prolongadas recomiendan el empleo de protectores biodegradables, compuestos por filtros físicos como el óxido de zinc.

Además, esta organización no solo incide en los medioambientales de algunas cremas solares. Ecologistas en Acción también pone el foco sobre los llamados disruptores endocrinos, presentes en muchas cremas solares, y que, además de los efectos que pueden tener sobre la flora y fauna marina, pueden producir malformaciones y daños al desarrollo neuronal del feto durante el embarazo, adelanto de la pubertad e incluso una mayor incidencia de cáncer de mama o de próstata.

Las verdaderas cremas de protección solar son las que usan los alpinistas, pero no son estéticamente agradables. Son óxidos de titanio, de zinc… que son la mejor opción (…) Nosotros siempre recomendamos que se utilicen los aceites naturales y, sobre todo, evitar tomar el sol en las horas centrales”, sentencia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?