Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 20 de Octubre de 2019

Otras localidades

Urdangarin se derrumbó cuando vio el sitio donde iba a cumplir condena

El cuñado del rey cumple un mes en prisión haciendo deporte, leyendo y viendo la televisión

Iñaki Urdangarin recoge la orden de entrada a prisión en la Audiencia Provincial / ()

Iñaki Urdangarin ingresó en prisión el pasado 18 de junio. Cumple un mes de encierro en la cárcel de Brieva (Ávila) y a pesar de que fue él mismo quien escogió un centro penitenciario destinado a mujeres con un módulo de hombres para él, según fuentes de prisiones, el marido de la infanta Cristina atraviesa "una situación dura donde las haya". Según estas fuentes, Urdangarin se vino abajo cuando vio dónde iba a cumplir condena y lo que supone estar completamente solo.

El marido de la infanta Cristina solo ve a los funcionarios de vigilancia asignados al departamento en el que se encuentra, uno por turno, y aunque sale al patio como el resto de internos nunca coincide con el resto de presas que cumplen condena en esa cárcel.

Su día a día es absolutamente monótono: lee, ve la televisión, hace deporte y, al igual que a Roldán, le han autorizado para ir al polideportivo de manera más intensa. Según fuentes de Instituciones Penitenciarias, a pesar de que de momento Urdangarin no ha reaccionado mal, este tipo de situaciones contrarias a la resocialización que la ley penitenciaria vigente recomienda, pueden llegar a provocar estados de depresión y ansiedad que tendrían que ser solventadas con el traslado a otro centro penitenciario donde compartiese tiempo y actividades con otros presos.

De momento y durante estos 30 días, ha recibido visitas de su mujer, de sus hermanas, de su hermano y de su hijo mayor. La primera visita fue la de la infanta Cristina. Seis días después de ingresar en prisión y a pesar de toda la expectación creada, su mujer le fue a ver y consiguió que nadie tuviese constancia gráfica de su visita. La infanta le ha visitado hasta en dos ocasiones. La infanta Cristina llegó al centro montada en una furgoneta con los cristales tintados, no tuvo que entrar a pie y tampoco se identificó previamente. Le condujeron directamente al módulo en el que se encuentra su marido. El Ministerio del Interior no oculta este trato y asegura que se hace para mantener la seguridad y el orden en el centro penitenciario.

Las hermanas de Urdangarin también han ido a verle, su hermano también y el hijo mayor de la pareja que ya es mayor de edad y que salió muy afectado de la visita. Acudió a ver a su padre acompañado de la infanta Elena y estuvo dentro el tiempo que tienen permitido el resto de familiares. Las visitas permitidas son una de 40 minutos a la semana y aparte los internos tienen a su disposición un vis a vis al mes de un máximo de tres horas de duración.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?