Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 19 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Cuando la violencia machista parece "normal"

Los resultados de un estudio realizado por OXFAM, en ocho países de Latinoamérica, demuestra la persistencia y justificación de la violencia contra la mujer entre los jóvenes de 15 a 25 años.

Afirmaciones tan disparatadas como que el alcohol justifica una agresión sexual o que la víctima es responsable de la violación, según la ropa que lleve puesta, aparecen en el estudio que ha realizado OXFAM entre los jóvenes de Bolivia, Cuba, Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana. El documento, titulado “Rompiendo moldes: Transformar imaginarios y normas sociales para eliminar la violencia contra las mujeres”, analiza los comportamientos y las creencias de los jóvenes en torno a la violencia y las relaciones de pareja.

El resultado del estudio revela “datos alarmantes y evidencian que las normas sociales de la región se construyen en clave machista, racista y clasista”, es la conclusión de María Reglero, responsable de Derechos de las Mujeres de Oxfam Intermón. En su opinión, las nuevas generaciones están reproduciendo los imaginarios de generaciones anteriores no sólo, dice, en América latina, “también en España donde en lo que va de 2018 han tenido lugar 54 feminicidios”.

La mayoría tiene alguna víctima en su entorno

El perfil de los 4.731 encuestados en este informe es el de jóvenes de ambos sexos de entre 15 y 25 años, de clase media y estudiantes de educación secundaria o universidad. Los datos que en Oxfam califican de alarmantes indican que el 56% de los encuestados conocen en su círculo allegado a algúna mujer que ha sufrido violencia sexual o física. El 60% opina que las mujeres agredidas no abandonan a su pareja porque recibe amenazas de muerte y la mitad, el 50%, piensa que este tipo de violencia es “normal”. La inmensa mayoría, 7 de cada 10, cree que combatir la violencia de género es, exclusivamente, responsabilidad del Estado por lo que no se sienten implicados en esta lucha. Hasta 86% de los chicos encuestados afirma que no intervendría si viera a un amigo suyo golpear a su novia.

Los jóvenes, señalan desde Oxfam, están repitiendo patrones y comportamientos de otras generaciones y justifican con los mismos argumentos que sus padres o abuelos las agresiones contra las mujeres. Así, la mayoría considera el alcohol como un eximente en un caso de violación, opinan que la forma de vestir de la mujer puede justificar los abusos y hasta la violación. Tanto los chicos como las chicas creen mayoritariamente que los celos son una expresión de amor, consideran que la maternidad es el primer objetivo de la mujer y opinan que la madre que trabaja fuera de casa está abandonando a sus hijos.

La redes e internet claves para el cambio

Tradicionalmente las normas y los imaginarios sociales se han transmitido dentro de la familia, en la escuela, la televisión y la iglesia y el resultado es que se ha perpetuado la violencia machista. En la actualidad, las redes sociales son la herramienta por la que llega mayor número de mensajes a los jóvenes. Los investigadores que han realizado el estudio de Oxfam consideran que esa puede ser la clave para cambiar la mentalidad y la actitud frente a la violencia de género. Los Estados juegan también un papel importante. En casi todos los países incluidos en el estudio ha habido avances legislativos contra la violencia y el feminicidio pero, en opinión de Oxfam, hace falta invertir más dinero para poder implementar esas leyes. Esta organización trabaja sobre el terreno con las instituciones educativas, los movimientos feministas y las familias implicando también a los artistas o famosos que tienen capacidad para influir en los más jóvenes. El objetivo es que calen mensajes como: “la violencia no es normal”, “la culpa es del machismo, no de la minifalda” o “la violencia no es amor, los celos tampoco”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?