Últimas noticias Hemeroteca

Un estudio confirma que todos tenemos microplásticos en nuestro intestino

  • Los investigadores analizarón las heces ocho personas de países de diferentes zonas del planeta
  • El plástico estaba presente en todos los participantes y se encontraron nueve tipos diferentes de microplásticos

Un estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Medicina de Viena y de la Agencia Medioambiental de Austria han confirmado que en las heces humanas están llenas de microplásticos. Los sujetos de la investigación eran de países de diversas zonas del mundo: Finlandia, Italia, Holanda, Polonia, Rusia, Inglaterra y Austria. Ninguno de ellos seguía una dieta vegetariana, y seis de ellos comían pescado de mar

Los resultados presentados en la semana de la Union European de Gastroenterology (UEG), la reunión más grande de expertos en gastroenterología a nivel europeo, han sido muy alarmantes. El plástico estaba presente en los excrementos de todos los participantes y se encontraron hasta nueve tipos diferentes de microplásticos en las muestras.

Los ocho participantes de distintas zonas del planeta apuntaron en un diario los alimentos que consumieron en la semana previa al muestreo. Todos ellos incluyeron alimentos que incluían un contacto con el plástico, como puede ser una comida envuelta o una botella de agua.

¿Qué son los microplásticos?

Los microplásticos son pequeñas partículas de plástico de menos de 5 mm que se utilizan en diversos productos para fines específicos. También se entiende por esta nomenclatura a los que se forman por la ruptura, degradación o desgaste. De promedio los investigadores encontraron 20 partículas microplásticas en cada 10 gramos de heces, lo que sugiere que los humanos las están ingiriendo a través de los alimentos.

Estas partículas pueden afectar a la salud humana a través del sistema digestivo, donde podría afectar a la tolerancia y la respuesta inmune del intestino mediante la bioacumulación o ayudando a la transmisión de químicos y patógenos.

El investigador principal, el Dr. Philipp Schwabl, resalta en un comunicado que “este es el primer estudio de este tipo y confirma lo que sospechamos hace mucho tiempo, que los plásticos finalmente llegan al intestino humano. De particular preocupación es lo que esto significa para nosotros, y especialmente los pacientes con enfermedades gastrointestinales.

Lo más peligroso, según Philipp, es que "las partículas microplásticas más pequeñas son capaces de ingresar al torrente sanguíneo, al sistema linfático e incluso pueden llegar al hígado". Esto es solo el principio, ya que "ahora que tenemos la primera evidencia de microplásticos dentro de los humanos, necesitamos más investigación para comprender qué significa esto para la salud humana", resaltó.

Los plásticos inundan el océano

La producción global de plásticos ha aumentado sustancialmente desde la década de 1950 y continúa creciendo cada año. Por sus muchas características prácticas, los plásticos están generalizados en la vida cotidiana y los seres humanos están expuestos a los plásticos de muchas maneras. Varios estudios estiman que, a través de la contaminación, el 2-5% de todos los plásticos producidos terminan en los mares.

Una vez en el océano, los plásticos son consumidos por los animales marinos y entran a la cadena alimenticia donde, en última instancia, es probable que los humanos los consuman. Importantes cantidades de microplásticos se han detectado en atún, langosta y camarón. Más allá de eso, es muy probable que durante varios pasos del procesamiento de alimentos o como resultado del envasado de alimentos se estén contaminando de plásticos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?