Tribunales
Racismo

Suspendido dos meses un policía por insultos racistas, machistas y homófobos

La Justicia confirma la sanción impuesta al agente destinado en el Consulado español en Casablanca

Se le atribuyen frases como "mira que te gusta que te metan el dedo" a una compañera de trabajo

Imagen de archivo de un vehículo de la Policía Nacional / EFE

Madrid

La Justicia ha decidido avalar la sanción de dos meses impuesta a un agente de Policía Nacional destinado en el Consulado español de Casablanca (Marruecos) por sus comentarios e insultos machistas, racistas y homófobos. El agente está acusado de referirse a sus compañeros con expresiones como "puta", "moro" o "maricón" y decir a una compañera que "mira que te gusta que te metan el dedo".

Según la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, a la que ha tenido acceso la Cadena SER, los hechos ocurrieron a lo largo del año 2016. El trato de este agente con el resto de empleados del Consulado "era de falta de respeto, frecuentemente a gritos o con gestos" según los jueces, exigiendo a sus compañeros que colgasen sus teléfonos para atenderle y refiriéndose a algunos de ellos con expresiones como "puta", "moro", "cabrón" "coño" o "maricón".

En el capítulo del trato machista, la sentencia relata cómo en marzo de ese año dijo "mira que te gusta que te metan el dedo" a una empleada ella puso el dedo en el escánero de acceso al edificio. Con esta mujer, relata la sentencia, "se comportaba con un exceso de confianza" y las conversaciones terminaban siempre derivando hacia temas sexuales "con expresiones racistas o sexistas, a pesar de sus reiteradas manifestaciones de que le desagradaba".

Un "comportamiento descalificador"

Los jueces de lo contencioso-administrativo, en una sentencia todavía recurrible ante el Tribunal Supremo, avalan la sanción de sesenta días que le impuso la Dirección General de la Policía por una falta grave de desconsideración con compañeros y subordinados. En su recurso, el agente alegaba que la sanción se había basado tan sólo en los testimonios de sus compañeros de trabajo, pero los magistrados contestan que sus "alegaciones defensivas carecen del fundamento y virtualidad pretendidas".

Para los magistrados hay pruebas que demuestran que este agente "tenía un comportamiento claramente descalificador" hacia algunos de sus compañeros, "realizando manifestaciones que, desde luego, cualquiera que fuera el contexto en el que se realizaban, ponen de manifiesto y ofrecen un contenido claramente descalificador de la persona, cuya aptitud y competencia profesional se menospreciaba".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad