Últimas noticias Hemeroteca

Génova quiere que sea la "convención del reencuentro" pero no logra la foto de unidad de Aznar con Rajoy

  • Los populares quieren que se visualice un cambio de etapa. Casado manda una carta y un documento político a sus militantes en los que defiende que su partido es de centro derecha y apuesta por "alianzas constructivas"
  • Rajoy y Santamaría roban hoy el protagonismo al líder del PP. Los colaboradores del expresidente dicen que él "no iba a participar en la pantomima" de retratarse junto a "su enemigo"
  • Los críticos callan para que no les echen de las listas y esperan a los resultados de mayo. Algunos no se ven en el proyecto de Casado y piden trabajo a Moreno.

José María Aznar y Mariano Rajoy, en una imagen de archivo de 2011. /

Pablo Casado lleva medio año al frente del PP y lo va a celebrar con una Convención de “rearme ideológico” en la que se presentará con un nuevo equipo (tras designar a todos sus candidatos para las municipales y autonómicas), un nuevo himno (otra versión más), un nuevo logotipo (en el que ya no se distinguen las siglas de su partido) y hasta con una nueva pantalla led envolvente (casi como el plasma de los conciertos). Todo ello para que se visualice un cambio de etapa. Aunque la de ahora, por el discurso, les recuerde tanto a la que se vivió con José María Aznar.

Así bajo el lema 'España en libertad', los populares tratarán durante tres días varios temas de interés, desde Cataluña a la violencia contra la mujer. Pero no serán ellos quienes hablen. Esta vez quieren escuchar las propuestas de la sociedad civil. Por eso acudirán al cónclave varios expertos y entre los invitados estrella estará Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura.

También habrá algo de fiesta porque tendrán que recibir con aplausos a Juan Manuel Moreno, recién estrenado barón y desde hace unas semanas el ejemplo a seguir para el resto de territorios por su pacto en Andalucía. Muchos dirigentes creen que se copiará el modelo. Es más lo dan por hecho tras leer la carta y el documento político que ayer Casado mandó a los militantes. Fue toda una declaración de principios donde rechaza propuestas “abruptas” y apuesta por "alianzas constructivas" con otros partidos.

No han logrado la foto de Aznar con Rajoy juntos

Además, Génova ha aprovechado que se cumplen treinta años de la refundación de su partido para pedir a sus expresidentes que acudan a esta cita. Eso sí, lo harán por separado. En la dirección nacional quieren que este cónclave sea el del “reencuentro” pero, al final, no han logrado la foto de Aznar con Rajoy juntos. Casado no se apunta ese tanto. Ambos van pero no hay imagen de unidad.

Es imposible que se produzca su reconciliación y también la de sus respectivas familias. Son dos sectores enfrentados, el de aquellos que defienden un discurso duro y sin complejos frente a quienes abogan por la moderación.

Desde luego, los colaboradores de Mariano Rajoy cuentan que él no quiso “formar parte de esa pantomima”. “No se va a retratar con su enemigo”, resaltan los que le conocen. Por eso, hoy todo el mundo estará muy pendiente de su intervención. Al marcharse, él prometió ser leal pero algunos cargos populares consideran que está “tan enfadado” que lo mismo recurre a la ironía para lanzar algún ataque.

Aunque si no lo hace, ya da igual. Se ha convertido en el protagonista de la jornada. Tanto él como Soraya Sáenz de Santamaría porque, al final la exvicepresidenta le va a acompañar. Primero, a Andalucía y luego a la Convención. Algo que, por lo visto, no ha hecho mucha gracia a los organizadores del encuentro.

Aunque también les viene bien para fomentar esa idea de que todos los críticos que hay ahora mismo en el PP son personas que en su día apoyaron a los perdedores de las primarias. Y es así en algunos casos pero también hay otras voces internas que no se identifican por nadie en particular y sin embargo están preocupadas por la estrategia, por la cercanía a Vox y por la elección de algunos candidatos.

Entre estos nombres, que guardan el anonimato, algunos se sienten “indignados”, “desesperados” o “desencantados”. Sin embargo, todos callan. Unos porque temen que, en el futuro, les echen las listas. Y otros porque esperan a conocer los resultados de mayo. Quieren saber si Casado se da o no un batacazo para actuar. Aunque algunos no piensan esperar. Han empezado a buscarse la vida para irse del PP y hay quien ha llegado a pedir trabajo a Moreno.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?