Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 20 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Dimite un diputado esloveno tras confesar que robó un bocadillo en una tienda

Darij Krajcic afirmó, frente al Parlamento, que se trataba de un "experimento social"

El político anuncia su dimisión. /

El miembro del partido gubernamental LMS Darij Krajcic, diputado en el Parlamento esloveno, ha anunciado este jueves su dimisión de la corte tras el escándalo generado después de confesar, durante una reunión parlamentaria celebrada el pasado miércoles, que robó un bocadillo en una tienda de Liubliana (Eslovenia).

A pesar de que los compañeros parlamentarios se rieron de la historia, el jefe de la formación Brane Golubovic condenó la acción de Krajcic y la calificó de "inaceptable". Por esa misma razón, el diputado anunciaba apenas un día más tarde, siguiendo los "altos estándares éticos" del grupo, que abandona su escaño para no deshonrar al partido, tal y como ha dado a conocer Golubovic: "Ha asumido la responsabilidad de su acción y ha renunciado por decisión propia".

La historia del bocadillo

El pasado miércoles, Krajcic reconocía frente a sus compañeros en el Parlamento que había robado un bocadillo en una tienda local: "Esperé para pagar durante más de tres minutos, pero los empleados estaban hablando entre ellos y nadie me prestaba atención. Por eso salí sin pagar. A pesar de que había cámaras de vigilancia, nadie vino a por mí, no hubo alarmas".

Todo ello durante un debate sobre seguridad alimentaria que estaba siendo transmitido en directo por la televisión, tal y como recoge BBC. A pesar de que minutos más tarde reconoció que se trataba de un "experimento social", ya que se disculpó ante los empleados y acabó pagando el bocadillo, el debate se trasladó a las redes sociales, donde no fueron pocas las personas que pidieron la dimisión del político.

Otras dimisiones polémicas

Por esa misma razón, apenas un día después de estas polémicas declaraciones, el que fuera profesor ha tenido que presentar su dimisión frente al Parlamento, al que llegaba el pasado mes de septiembre. Una historia que se una a otras como la de la ex viceprimera ministra sueca Mona Sahlin, quien anunciaba su dimisión en 2014 por comprar dos barras de chocolate Toblerone y un vestido (todo ello por 35,12 euros) con la tarjeta de crédito que poseen los altos cargos políticos.

Pero no fue la única. Mientras que el secretario de Desarrollo Internacional del Reino Unido, Michael Bates, dimitía tras llegar dos minutos tarde a la Cámara de los Lores del Parlamento, el congresista republicano Christopher Lee hacía lo propio tras ser cazado buscando pareja por Internet mientras tenía mujer e hijo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?