Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 14 de Octubre de 2019

Otras localidades

¿Por qué las cebras tienen rayas? Un nuevo estudio desvela el misterio

No, no se trata de un mecanismo de camuflaje ni de un patrón para mejorar la regulación térmica

Las rayas pueden llegar a ser imprescindibles para la supervivencia de estos animales. /

El patrón de coloración de las cebras ha sido, desde hace más de 150 años, un importante objeto de especulación. Mientras que algunos consideran que cuentan con esa distribución de rayas blancas y negras para camuflarse entre la hierba o la maleza, otros opinan que se trata de un mecanismo de mimetismo para evitar el ataque de los depredadores.

Por otro lado, también hay quien opina que se trata de una función de reconocimiento de individuos, como nuestras huellas dactilares, e incluso de un mecanismo de termoregulación. Después de estudiar varias teorías durante los últimos años, los expertos tan solo han encontrado cierta correlación entre el tamaño y número de rayas con las temperaturas que experimentan las distintas poblaciones de cebras. Ahora, un nuevo estudio arroja una nueva teoría que explica el origen de estas rayas.

El propósito principal de las rayas 

A través de un artículo publicado en la revista de divulgación científica Plos One, un equipo de científicos de la Universidad de Bristol y UC Davis ha dado a conocer que el propósito principal de las rayas de las cebras es evitar los parásitos que chupan la sangre

Para llegar a esta conclusión, el equipo liderado por Tim Caro y Martin How ha estado investigando el comportamiento de los tábanos alrededor de un grupo cebras y caballos domésticos en un establo de North Somerset. Todo ello a través de técnicas de análisis de vídeo, mediante las que han podido demostrar que las rayas confunden a los insectos y les dificultan que puedan aterrizar y picar a las cebras.

Así fue la investigación

En un primer momento, los investigadores descubrieron que las rayas no disuaden a los insectos desde la distancia. No obstante, a medida que los tábanos se aproximaban a las cebras, no lograban reducir la velocidad lo suficiente como para garantizar un aterrizaje exitoso. Gracias a ello, tal y como explica Caro, los tábanos se posaban en las cebras con una frecuencia un 75% menor: "Las rayas pueden deslumbrar a las moscas de alguna manera una vez que estén lo suficientemente cerca para verlas con sus ojos de baja resolución".

Con el objetivo de verificar esta teoría, los expertos observaron el comportamiento de los tábanos sobre un grupo de caballos que fueron cubiertos con una pieza de tela de distintos colores. Todo ello para excluir cualquier diferencia en el comportamiento o el olor entre los caballos y las cebras. Después de cubrir a estos animales con una tela lisa y una que imita el pelaje de las cebras, los investigadores descubrieron que los tábanos se posaban menos sobre los caballos que llevaban el patrón de las cebras.

Pero no solo eso. Tras analizar el comportamiento tanto de las cebras como de los caballos, los investigadores descubrieron que las cebras son mucho más activas a la hora de responder a los insectos. En concreto, la investigación recoge que huían y agitaban la cola de una forma mucho más activa que los caballos. De esta manera, conseguían que los tábanos que aterrizaban con éxito sobre las cebras pasaron mucho menos tiempo allí. En definitiva, este patrón rayado ayuda a estos animales a combatir las enfermedades que puedan trasmitir los parásitos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?