Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

Cristiano Ronaldo vuelve a ser la bestia negra del Atlético en la Champions

El portugués hace tres goles para dejar en nada el 2-0 logrado por los de Simeone en la ida del Wanda Metropolitano

en 30 segundos

La Juventus eliminó al Atlético de Madrid en los octavos de final de la Champions remontando el 2-0 de la ida con un Cristiano Ronaldo que volvió a estar sobresaliente y a convertirse en la peor pesadilla para los rojiblancos. El conjunto de Simeone apenas mostró peligro y se vio superado siempre por una Juve peligrosa por las bandas y con un Cristiano tan hambriento de gol como siempre.

La estrella

Cristiano Ronaldo volvió a ser Míster Champions. Creó peligro desde el primer minuto, arengó a la grada… y marcó goles. Siempre aprovechó su poderío físico para rematar los centros que le llegaban desde los costados. Así hizo dos tantos. Y otro se le anuló en el comienzo del partido. El tercero llegó desde el punto de penalti. Fue, de nuevo, la bestia negra de los rojiblancos.

La polémica

Al comienzo del partido se le anuló un tanto a Cristiano por falta a Oblak. Metió el pie cuando el portero tenía prácticamente controlada la pelota. Según Iturralde González, la acción estuvo bien arbitrada.

Otra vez Cristiano Ronaldo. Como en aquellas semifinales en las que marcó tres goles en el partido de ida del Bernabéu. El hambre de gol del portugués y una presión absoluta que anuló al Atlético durante los 90 minutos le sirvieron a la Juventus para remontar el 2-0 de la ida y clasificarse para los cuartos de final de la Liga de Campeones.

El Atlético ya sabía que le iba a tocar sufrir y pronto empezó a hacerlo con una Juve que buscaba constantemente hacer daño por las dos bandas. La estrategia de los de Allegri era sencilla: desbordar por los costados y ponerle balones a Cristiano y Mandzukic.

El público actuó como un jugador más y el peligro se produjo pronto en el área rojiblanca. Concretamente en el minuto 3, cuando Cristiano batió a Oblak en una acción en la que metió el pie haciendo falta al guardameta rojiblanco. El gol no subió al marcador.

Siguió percutiendo la Juve en una táctica que obligó a Giménez y Godín a multiplicarse y que traía locos a los dos laterales, Arias y Juanfran. Por suerte para el Atlético, este partido lo ha jugado muchas veces por lo que pasara lo que pasara no le iba a sorprender como a un novato en esta competición.

Gol de Cristiano

Pese a que los de Simeone se estiraron y avisaron a Szczesny con un disparo de Koke y otro de Griezmann que no valió por fuera de juego de Morata, la Juve cumplió su objetivo gracias a Cristiano Ronaldo. El portugués se elevó con potencia en el segundo palo y ganó la partida a Juanfran en un balón procedente desde la izquierda. Era el minuto 27 y la eliminatoria se estrechaba considerablemente.

El gol fue de Cristiano, pero la auténtica estrella hasta el momento era un Bernardeschi que parecía estar por todos los lados y cuya capacidad para crear peligro adquirió tintes asombrosos. La Juve siguió creando peligro, gracias en parte a su juego, y llegó al descanso con un remate de Chiellini tras un saque de esquina que Oblak sacó con la punta de los dedos. Escaso balance ofensivo del Atlético en ese periodo en el que bastante tuvo con protegerse y que, en cualquier caso, acabó con un remate de Morata.

El segundo gol, muy pronto

La reanudación tuvo el mismo guion que el inicio del choque pero con un gol válido. Llegó en otro remate de cabeza de Cristiano Ronaldo –en otro salto imperial- que sacó Oblak pero desde dentro de su portería, según demostró la tecnología de gol de la UEFA. Otra vez Cristiano ponía contra las cuerdas al equipo de Simeone.

La eliminatoria estaba igualada, pero el partido estaba totalmente inclinado hacia la portería rojiblanca. Tocaba sufrir en una pesadilla con mayúsculas. Simeone reaccionó quitando a Lemar –muy flojo y que falló en el segundo gol- y metiendo en el campo a Correa.

A falta de poco más de diez minutos entró Vitolo, que ofreció buenos fogonazos para su equipo. No quedaba mucho para el 90 y la eliminatoria estaba igualada. Podía pasar cualquier cosa, como que Kean cruzara demasiado el disparo con el que podía hacer el tercero de su equipo. O que Correa hiciera penalti sobre Bernardeschi, uno de los mejores del partido.

Ocurrieron ambas cosas y Cristiano aprovechó el penalti para volver a ser la peor pesadilla del Atlético de Madrid. Sus tres goles le dejan, de nuevo, fuera de la Liga de Campeones. Ahora, la Juve es quizá el máximo favorito para el título. Muy pocos pueden frenar a los italianos. Entre ellos, Leo Messi.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?