Últimas noticias Hemeroteca

Argelia: "No a un quinto mandato, sí a una segunda República"

Tras el anuncio de Bouteflika de renunciar al quinto mandato, los argelinos no se muestran satisfechos y exigen un cambio de régimen

La única solución viable es una nueva república donde el poder emane de la voluntad real del pueblo

manifestantes en Argelia contra el régimen de Bouteflika, en una serie de protestas que llevan varias semanas, y no tienen visos de terminar / ()

Hoy, por cuarto viernes consecutivo los argelinos vuelven a salir a la calle para mostrar su indignación. Esta vez con un lema claro: "queremos un cambio de régimen" Tras el anuncio del pasado lunes del presidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika, en el que expresaba "su deseo" de no presentarse a las próximas elecciones, en una clara cesión frente al descontento popular hacia una figura política que no habla en público desde hace más de 3 años, tras sufrir un infarto cerebral. 

Si por algo se caracteriza esta particular 'Primavera Árabe' argelina es por su carácter pacifista y cómo, a pesar del ambiente de descontento que se percibe en cada una de las protestas celebradas, afrontan una situación que comparan a una 'disputa interna' que solo ellos son capaces de solventar, sin ayuda extranjera. Las cosas de casa, dicen, "se solucionan de puertas para dentro".

Karim, reside en España desde hace más de 20 años, lo que no le ha impedido seguir muy de cerca los acontecimientos sociales y políticos de su país natal. En su cuenta de Youtube trata los principales temas de debate que afectan a la política nacional e internacional, centrándose especialmente en Argelia. Asegura que el pueblo argelino no siente rencor contra los dirigentes, lo único que les piden es que abandonen cuanto antes este régimen obsoleto para iniciar una transición pacífica hacia una nueva Argelia: la Segunda República. 

Los jóvenes, menores de 30 años que representan más del 50% de la población (más de 22 millones de personas), figuras clave de este fenómeno. 

 En uno de los países más potentes, económicamente, del continente africano los jóvenes del país se ven obligados a migrar a Europa en busca de un futuro mejor. Ello, sumado a que el presidente lleva desde 1999 en el poder, han conducido al país a una situación de hastío, agravada principalmente por la ausencia de una figura líder, puesto que Bouteflika no ofrece un discurso desde 2013, siendo sus apariciones públicas muy escuetas.

A pesar de su juventud, la población argelina ha sabido madurar y se ven capacitados para llevar a cabo una transición que desemboque en un cambio, no de gobierno, ni de líder, sino de régimen.

Entre las consignas más repetidas entre los manifestantes, en la que se hace especial énfasis es a "la no intervención extranjera", especialmente tras el discurso del presidente francés, Emmanuel Macron, donde felicitó a Bouteflika por no presentarse a las elecciones, aunque muchos lo interpretaron como un guiño innecesario a un régimen en decadencia. Rechazo al islamismo radical en esta nueva transición. Cuando se habla de cambio de régimen en Argelia muchos echan la mirada atrás para evocar la guerra civil de los años 90, tras el inminente triunfo de los islamistas en unas elecciones canceladas por la oposición y que daban paso a una de las etapas más sanguinarias de la historia reciente del país. A pesar de ello, las voces más jóvenes, las mayoritarias en este proceso, lo tienen claro, esta es su transición y no permitirán que nadie emponzoñe este movimiento pacífico para convertirlo en una guerra interna que divida la sociedad. 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?