Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 14 de Octubre de 2019

Otras localidades

17 minutos de matanza viral y en directo

El atentado de Nueva Zelanda ha evidenciado la carencia de controles de las redes sociales para detectar y cortar los contenidos violentos

Policías vigilan la zona tras el tiroteo. / ()

El atacante retransmitió la matanza en directo por Facebook durante 17 minutos. De hecho, no sólo utilizó esta red social, también otras en las que avisó de los planes que tenía. Ahora, Facebook o twitter trabajan para retirar ese material, pero aún es posible localizarlo. Y a la luz de lo ocurrido se ha abierto un debate acerca de la utilización de las redes en los atentados y de las consecuencias que puede tener.

En realidad es un debate que se reabre porque se refiere a la incapacidad de estas grandes empresas tecnológicas para controlar la difusión de mensajes de odio o, más grave si cabe, de matanzas como esta. De hecho, el ataque de hoy en Nueva Zelanda es un claro ejemplo de cómo estos grupos utilizan estas redes para difundir sus ideas.

No es sólo ya que uno de los atacantes retransmitiera el directo en Facebook sino que lo anunció previamente. Entre 10 y 20 minutos antes de la masacre, invitó a sus contactos en redes a seguir online y en directo su entrada a una de las mezquitas de Christchurch. Esa retransimisión en directo duró 17 minutos a lo largo de los cuales Facebook fue incapaz de cortar la comunicación, a pesar de que hace dos años creó una herramienta para detectar publicaciones violentas entre sus usuarios. Pero ni con esas ha sido capaz de detectarlo.

Lo peor es que después se ha vuelto viral. Se ha compartido rápidamente en el resto de redes sociales y a esta hora todavía circulan en la web enlaces al vídeo de la matanza. Hay usuarios que lo han compartido a través de Twitter, de Youtube, de Instagram... Reuters, por ejemplo, ha llegado a detectar una cuenta de esta útlima red social que ha compartido el vídeo con más de un millón y medio de seguidores. Todo, sin que ninguna de estas redes sociales haya podido evitar que se comparta más esta terrible secuencia.

Facebook asegura que cancelaron las cuentas del atacante en cuanto la policía les alertó de lo ocurrido, pero era ya tarde. Lo estaban replicando cientos, quizás miles, de usuarios en la red. Youtube también ha declarado que trabajan para detectar contenido violento en su red.

La realidad, sin embargo, es que casi 24 horas después del ataque lo ocurrido en Nueva Zelanda se ha convertido, no recordamos otra, en la primera matanza anunciada en redes, transmitida en directo y convertida en contenido viral en la red sin que nadie haya podido frenarlo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?