El cine en la SEREl cine en la SER

Política

Ángel Garrido

Así se gestó el inesperado fichaje de Ángel Garrido por Ciudadanos

Incredulidad en el PP por el fichaje de Garrido por Ciudadanos, un fichaje que no conocía ni siquiera su círculo más cercano

Las negociaciones comenzaron el lunes y el papel de César Zafra, número dos de Ciudadanos en Madrid, ha sido clave, aunque la idea de robarle el candidato al PP comenzó en el mes de enero

Pablo Casado y Ángel Garrido en una imagen de archivo / Getty Images

Madrid

En la dirección nacional del Partido Popular todavía no dan crédito ante la noticia que se ha conocido este miércoles: el fichaje de Ángel Garrido por Ciudadanos.  Nadie sabía nada de los planes de Garrido, que irá en el puesto número 13 de las listas de la formación naranja por Madrid para el próximo 26-M. La noticia no la conocía ni siquiera su círculo más cercano, que hasta el último minuto ha desmentido la información

Fuentes populares recuerdan que la dirección nacional le ofreció ir en las listas al Congreso o al Senado y que él pidió ir en la candidatura al Parlamento Europeo. De hecho, este lunes el propio Ángel Garrido firmó este lunes el acuerdo para formar parte de esta lista.

Más información

La sorpresa en el PP es mayúscula porque este mismo martes Garrido estuvo en la sede nacional del partido de la calle Génova y hoy mantenía su agenda de campaña. De hecho, tenía previsto un acto esta tarde. En el entorno de Casado intentan digerir este movimiento y tratan de aparentar normalidad restándole importancia porque tal y como dicen, "no tiene relevancia electoral" y ponen como ejemplo lo ocurrido en Castilla y León con Silvia Clemente o en Baleares con José Ramón Bauzá.

Desde el PP dicen que las explicaciones las tienen que dar en todo caso los protagonistas de esta historia: el propio Ángel Garrido y la formación de Albert Rivera, Ciudadanos. De todos modos, un gesto vale más que mil palabras y la cara de los miembros del equipo de Casado deja claro la enorme sorpresa y desconcierto que les ha generado esta noticia.

Así se gestó el fichaje

Ha sido una maniobra muy bien planificada que se ha llevado en el máximo secretismo. El silencio se ha llevado al extremo y eso ha enfurecido a sus antiguos compañeros en el gobierno madrileño.

Las negociaciones comenzaron el lunes. El papel de César Zafra, número dos de Ciudadanos en Madrid ha sido clave, aunque la idea de robarle el candidato al PP comenzó en el mes de enero, cuando Pablo Casado descartó a Garrido como número 1 de la Comunidad. Un momento en el que Garrido se llegó a sentir humillado por las formas en las que se le comunicó la decisión de Casado: citado un viernes por la tarde, de sopetón en la sede del partido en Génova. Esa humillación se convirtió después en indignación al saber que su recambio sería Isabel Díaz Ayuso.

En ese momento, el candidato de Ciudadanos tuvo la tentación y sa su equipo de confianza les dijo "¿os imagináis que le fichamos?".

"Tengo la satisfacción de anunciarles que el presidente Ángel Garrido se suman al equipo de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid", se ha dicho este miércoles en la preparada puesta en escena de Ciudadanos, en la que el nuevo fichaje de la formación de Albert Rivera, con una voz firme, ha dicho que "no se siente un chaquetero". "Ciudadanos es el partido que hoy por hoy mejor representa los valores del centro liberal", ha reconocido esta mañana tras hacerse pública la que ha sido para él una difícil decisión.

Curiosamente, para que Garrido entrara como número 13 en la formación naranja ha sacado de la lista al diputado Paco Lara, quien presidió la comisión de investigación del caso del máster de Cifuentes.

Los dardos de Garrido a Ciudadanos

En la relación entre Garrido y su nuevo partido político ha habido de todo en los últimos meses. Públicamente se dice que es una buena relación, pero el candidato Garrido ha realizado numerosas afirmaciones en contra de la formación a cuyas listas se ha sumado este miércoles.

De Ciudadanos llegó a decir que es "el tonto útil de la izquierda", mientras que a Ignacio Aguado llegó a decirle que "era socialista" y que no había encontrado "su identidad política". Aguado también le ha dedicado duras palabras al que entonces era número dos de Cristina Cifuentes. Por ejemplo, se refirió a él como el conductor de un coche gripado y le recomendó comprarse una bicicleta "por el número de diputados que posiblemente alcancen".

Sin embargo, Garrido tuvo todo tipo de palabras hacia la formación naranja, e incluso sugirió que las iniciales del partido deberían hacer referencia a otra palabra en lugar de 'Ciudadanos': "Yo no sé cómo no aprovechan con esas siglas que tienen, la C y la S, y dejan de llamarse algo que es menor, que es Ciudadanos. Sabiendo hacer todo como lo hacen, llámense 'cuñaos', que es lo quie de verdad creo que les vendría al pelo".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad