Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 21 de Julio de 2019

Otras localidades

Ni una cerveza para la extrema derecha

Un pueblo de Sajonia compra todo el alcohol de su supermercado para boicotear un festival neonazi

Los vecinos comprando alcohol para boicotear el evento. /

Que se llene tu pueblo de neonazis en busca de bebidas alcohólicas es lo más parecido a una pesadilla. Eso pensaron en Ostritz, una pequeña localidad de Sajonia Oriental con apenas 2.500 habitantes, que acogía durante este fin de semana un festival de extrema derecha, el ‘Schild und Schwert Festival' (‘Festival del Escudo y la Espada). Más de 750 participantes estaban inscritos en el evento en el que participaban bandas de rock afines a la escena ultraderechista alemana.

Como condición previa a la celebración del festival, el Tribunal Adminsitrativo de Dresden había confirmado la prohibición de venta y acceso de alcohol al recinto. Lo que no evitó que la Policía llegara a confiscar hasta 4.200 litros de cerveza y alrededor de 200 litros de bebidas alcohólicas durante los controles de acceso.

Nada podía, en cambio, impedir que los asistentes acudiesen al pueblo a emborracharse antes de acceder al festival. Así que los vecinos de Ostritz decidieron ponérselo muy difícil: compraron todo el stock de cerveza del superpercado local, más de 100 cajas, y las pusieron a buen recaudo. Una creativa medida para boicotear el festival y expresar su rechazo a la ultraderecha. Además, unas 300 personas se manifestaron pacíficamente por las calles para protestar contra el festival, que se celebra cada año en este municipio coincidiendo con el aniversario de Adolf Hitler.

Los organizadores de la acción ciudadana, la Fundación IBZ, están muy satisfechos con el resulltado y anuncian que en breve ofrecerán “una bonita fiesta” para invitar a todos los que han participado en la protesta. "Nos alegramos de haber sido capaces de dar ejemplo de compromiso cívico", afirmó Michael Schlitt, presidente de la Junta Directiva de la Fundación IBZ, en una entrevista con la Agencia de Prensa Alemana.

Con el auge de la escena ultraderechista, son muchas las localidades alemanas que han realizado acciones muy imaginativas de resistencia contra los neonazis. La ciudad bávara de Wunsiedel, por ejemplo, fue foco de atención en 2014, cuando, sus habitantes, cansados de ser un centro de peregrinación neonazi para conmemorar al diputado de Hitler Rudolf Heß, decidieron crear ‘la carrera benéfica más involuntaria de Alemania”. Por cada metro que los neonazis caminaran en su ‘Día de los Caídos’, empresas y ciudadanos donaban un dinero, que fue destinado al programa de rehabilitación de seguidores de extrema derecha. La campaña fue tan popular que muchos la imitaron en Alemania.

En Ratisbona, los dueños de los bares y restaurantes pusieron en marcha la campaña 'Sin servicio para los nazis', iniciativa que se creó en 2010 después de un ataque por motivos raciales contra un barman de la ciudad. Dos años después se sumaron casi 150 restauradores y otras ciudades bávaras.

Y más recientemente, en Colonia se realizó una campaña similar en 2017. En vista de que el Día del Partido de Alternativa para Alemania (AfD), iba a celebrase en la ciudad, se imprimieron 200.000 posavasos de cerveza donde se podía leer Kein Kölsch für Nazis (‘Ninguna Kölsch -que es la especialidad típica de colonia-  para los nazis’). El pasado año, en Dortmund, las juventudes de Los Verdes salieron a la calle para arrojar polvo de colores al aire que contrastase con el marrón-negro de la estética neonazi y a golpear cacerolas para ahogar las consignas de la extrema derecha.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?