Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Otras localidades

Decisión salomónica de Sanidad sobre las cremas de protección solar: la OCU tenía razón, pero la industria también

La Agencia Española del Medicamento evita cambiar el etiquetado porque no hay quejas

Las conclusiones de Sanidad ponen en cuestión la metodología con la que se fija el factor de protección

Lo primero, al legar a la playa: la protección solar. /

El Ministerio de Sanidad ha concluido de forma salomónica la investigación abierta a raíz de un informe de la OCU —de hace poco más de un mes— en el que alertaba de que la protección que figuraba en el envase de algunas cremas solares en spray no se corresponde con el factor de protección.

La OCU alertaba de que el spray fotoprotector pediátrico de ISDIN —para niños— no tenía un factor 50 plus sino 15. Es decir: una protección media en lugar de una muy alta. Y el producto de Babaria factor 50, también para niños, se queda en realidad en 30, una protección alta.

Sanidad, a través de la Agencia Española del Medicamento, no ha hecho un estudio propio de las cremas solares sino que ha analizado el que hizo la OCU a finales de mayo y también el que le han mandado las empresas cuestionadas, ISDIN y Bavaria.

Tras el análisis, Sanidad ha concluido que los estudios están bien hechos: el de la organización de los consumidores —que cuestiona la protección de las cremas— y también el de la industria —que las avala—, y explica esa contradicción con el hecho de que hay una gran variabilidad en la metodología que se emplea en los laboratorios donde se fija el factor de protección solar.

La Agencia Española del Medicamento ha avisado a los expertos que realizan esas pruebas de la disparidad de resultados aunque concluye que no hay que rectificar el etiquetado de las cremas porque no se han recibido notificaciones de efectos graves, ni hay riesgo para la salud humana.

La OCU considera que con esa decisión está generando confusión y desprotección: "No puede ser que OCU lleve razón e ISDIN también cuando estamos afirmado cosas totalmente contrarias. Creemos que eso confunde y perjudica a los consumidores en la medida en que no tiene seguridad en cuál es la protección que se están echando", señala su portavoz, Enrique García.

La OCU pide que se cambie la norma que permite fijar el factor de protección solar (FSP) con esa variabilidad para dar más garantías a los consumidores de cuál es la protección real que se están poniendo.

Cuando la organización publicó su estudio, el consejero delegado de ISDIN también se agarró a la variabilidad de los resultados en laboratorio para defender su producto. Juan Naya aseguró a la Cadena SER que el factor de protección —el 50 plus que figura en el producto analizado y que, en teoría, nos asegura una protección muy alta— es un número que se fija en el laboratorio y que puede variar según cómo se mida.

Incluso reconoció que puede no corresponderse con la protección real: "Hoy se sabe que existe variabilidad según cómo se mida. Que ese número represente de verdad fidedigna la protección en condiciones reales, pues a veces puede ser que sí y a veces puede ser que no. Nosotros lo que podemos decir es que la protección real que da el producto es superior a la de un 15 con total seguridad".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?