Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 21 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Dos años de los atentados de Barcelona y Cambrils

El juicio podría celebrarse en 2020

El independentismo cuestiona al CNI y su vinculación con el ideólogo del atentado, el imán fallecido en la explosión de Alcanar

Un taxi pasa junto a los mensajes de apoyo escritos con tiza en una acera de Las Ramblas de Barcelona dos días después de los atentados. / ()

El segundo aniversario de los atentados de Barcelona y Cambrils se conmemora con la mirada puesta en la última polémica sobre los vínculos entre el Centro nacional de Inteligencia (CNI) y el cerebro de los atentados, el imán Abdelbaki es Satty, que ha despertado en una parte del independentismo una teoría de la conspiración que desmienten fuentes policiales.

Dos años después, el Ministerio del Interior calcula en un centenar la cifra oficial de víctimas de los atentados en donde fallecieron 16 personas y otras 137 resultaron heridas (cinco de ellas españolas, una de doble nacionalidad y diez extranjeras)

La investigación que lleva la Audiencia Nacional está prácticamente finalizada a la espera de algunos informes por lo que el juicio contra los tres únicos detenidos en prision Driss Oukabir, Mohamed Ouli Chemlal y Said Ben Iazza, podría celebrarse el año que viene.

Dos de los yihadistas miembros de la célula se sentarán en el banquillo por integración en organización terrorista, fabricación, tenencia y depósito de explosivos y estragos en grado de tentativa y un tercero, por colaboración con organización terrorista. Los jueces han rechazado la petición de las acusaciones para que se les declarara cooperadores en delitos de asesinato consumado, pero se enfrentaran a centenares de años de prisión por los delitos de pertenencia y colaboración con organización terrorista, estragos en grado de tentativa y tenencia y fabricación de explosivos con fines terroristas. 

Objetivo sin marcar

La célula terrorista de Ripoll pretendía cometer un gran atentado, con bombas, el 20 de agosto de 2017, pero los objetivos nunca estuvieron del todo definidos, aunque la fecha elegida si estaba marcada.

La investigación apunta, como hipótesis, que la célula pretendía cometer la acción en el Camp Nou o en la Sagrada Familia, pero los planes se frustraron al hacer explosión la casa de Alcanar , en Tarragona, donde tenían almacenado el material para cometer el o los atentados. Decenas de bombonas de butano y cerca de 100 kilos de triperóxido de acetona conocido como madre de Satán, fabricado en base a manuales de internet.

La explosión del polvorín acabó con la vida del cerebro de los ataques, el imán Abdelbaki Es Satty, y obligó al resto de los miembros de la célula a improvisar, desatando el ataque y atropello en las Ramblas.

Indemnizaciones

La Dirección General de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo ha abonado, por el momento 5,2 millones de euros en concepto de indemnizaciones por daños personales y ayudas y ha reconocido a 96 personas como víctimas, a los que hay que sumar otras 24 personas a las que se han otorgado ayudas como afectados.

El Ministerio del Interior ha tramitado 549 expedientes, de los que, dos años después, se han resuelto el 74%. El 26% restante proceden de la "avalancha de tramitaciones" derivadas desde la Unidad de Atención y Valoración de Afectados por Terrorismo (UAVAT), que en junio de 2018 firmó un convenio con el Ayuntamiento presidido por Ada Colau. Las solicitudes por daños personales, han sido estimadas el 100% de las formuladas por fallecimiento e incapacidad permanente, un 44% de lesiones no invalidantes y un 19% de las correspondientes a incapacidad temporal.

Juicio en 2020

El magistrado de la Audiencia Nacional, José Luis Calama Teixeira, ha prorrogado este mes, la prisión provisional para los tres terroristas acusados de los atentados de Barcelona y Cambrils de 2017, Driss Oukabir, Mohamed Houli Chemlal y Said Ben Iazza, al cumplirse dos años en prisión provisional ordenando su reclusión durante dos años. 

El imán confidente

Las informaciones periodísticas sobre los vínculos entre el CNI y el cerebro de los atentados, el imán Abdelbaki es Satty, han despertado en una parte del independentismo una teoría de la conspiración que desmienten las fuentes policiales.

El exsecretario de Estado de Seguridad José Antonio Nieto ha afirmado que quien debía detectar la radicalización del imán de Ripoll (Girona), Abdelbaki Es Satty, eran los Mossos d'Esquadra, aunque ha sostenido que no se puede culpar a la policía catalana del atentado.

Los datos publicados apuntan a que el imán fue confidente del CNI y que la división del espionaje español tuvo controlados los teléfonos de algunos miembros de la célula días antes de los ataques.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?